PROCESOS SELECTIVOS

Así serán las nuevas oposiciones "más ágiles" del ministro Iceta

El ministro de Política Territorial y Función Pública, Miquel Iceta, quiere agilizar las oposiciones de la Administración General del Estado (AGE) y pasar de tres a dos el número de procesos selectivos, según ha señalado este miércoles en una rueda de prensa para presentar las orientaciones para el cambio en materia de selección en la AGE.

La directora general de Función Pública, Isabel Borrel, ha señalado que se va a comenzar con la agilización de las oposiciones ya desde este mismo viernes.

De hecho, este viernes habrá 14 convocatorias de 10.254 plazas. De estas, 3.200 corresponden a nuevo ingreso, 1.428 a procesos de estabilización y 5.805 a promoción interna.

"Se introducen cambios que acortarán sensiblemente los plazos, con la realización, por ejemplo, de los exámenes teórico y práctico en el mismo día", según la Borrel.

Por su parte, Iceta ha subrayado que se van a simplificar las pruebas selectivas, a celebrar en el mismo día y ya no será obligatorio que una de ellas se produzca en Madrid, sino que habrá 19 puntos donde se realizarán esos procesos selectivos, "porque queremos que haya una igualdad real de acceso y que el resultado del acceso responda a la diversidad social, territorial y de género".

También ha destacado que se va a potenciar el carácter práctico de las pruebas y a promover la promoción interna "para romper con la idea de que entras en la Administración y te acabas jubilando en la misma plaza".

En esta línea, ha apuntado que la experiencia que se va adquiriendo en la Administración va a permitir también una promoción y una verdadera carrera profesional en la función pública.

Iceta ha explicado que estas orientaciones para el cambio en materia de selección en la AGE se van a concretar en un Plan Ejecutivo, que será elevado a la Comisión Superior de Personal antes del 31 de diciembre de 2021. Además, ha apuntado que aunque se quiere garantizar su plena efectividad en la Oferta de Empleo Público (OPE) de 2025, la idea es la de "ir acercándolo desde ya".

En el documento presentado este miércoles se recoge una implementación de la planificación plurianual y una visión estratégica de la OPE. Según Iceta, a partir de 2022, cada mes de enero se publicará el calendario de los procesos selectivos que se convocarán en el año, con la estimación del número de plazas, el inicio de las pruebas y duración.

UNIFICAR PRUEBAS COMPATIBLES

Respecto al proceso de acceso al empleo público por oposición, el ministro quiere ir acortando de forma progresiva el número de ejercicios, unificando las pruebas compatibles o la realización de más de un ejercicio en un mismo día aunque sean eliminatorios.

El documento señala que el nuevo modelo pretende ser flexible y abordar gradualmente la transición desde el predominio de las pruebas memorísticas a la realización de pruebas que valoren las competencias de las personas aspirantes.

La directora general ha explicado que la selección y orientación del empleo público es "muy compleja" y que el Ministerio puede dar orientaciones de que no se realice una prueba de idioma cuando, a lo mejor, se puede acceder a certificaciones académicas que acrediten un determinado nivel, pero en cuerpos como el de diplomáticos este ejercicio sí será necesario. "Es difícil hacer una recomendación general cuando tenemos tanta especificidad", según Borrel.

Para evitar que las plazas convocadas queden desiertas o con baja cobertura, se va a reforzar el carácter selectivo de los cursos hacia la formación en competencias y en valores públicos e institucionales y que preparan a los empleados públicos para el puesto que van a desarrollar.

"El nuevo modelo de acceso busca contribuir a la igualdad de oportunidades. Para ello, es necesario acortar su duración para hacer compatible la formación con la incorporación de los efectivos a la AGE", según el texto.

Por otro lado, Iceta ha remarcado que la lentitud del proceso selectivo es un factor de desigualdad y que no todo el mundo puede destinar dos o tres años a preparar una oposición. Por ello, propone implantar un sistema de apoyo que contribuya a eliminar barreras socioeconómicas en el acceso al empleo público y velar por una composición diversa y representativa de todo el territorio nacional en el empleo público estatal.

El documento también pone de relieve que la mejora de los procesos selectivos pasa no solo por cuestionar sus procedimientos, sino también por configurar los órganos de selección. "Es necesario avanzar en la profesionalización y cualificación técnica de los órganos de selección y dotar de mayor transparencia la designación de los tribunales", añade.

LA TEMPORALIDAD ALCANZA A 300.000 PERSONAS

Por otro lado, preguntado sobre la temporalidad en la Administración Pública, Iceta ha dejado claro que se está generando "una interpretación que no se ajusta a la realidad" y que, aunque se habla de que hay 800.000 interinos, la realidad es que, según comunidades autónomas y entidades locales, la cifra es de 300.000 personas.

También ha recordado que es muy distinto el grado de temporalidad de la AGE y de la que hay en el conjunto de las comunidades autónomas y ayuntamientos.

"Estamos comprometidos con que el conjunto de las administraciones no tengan una cifra de interinos que suponga más del 8% del total de empleados públicos", ha incidido el ministro una vez más, tras recordar que la cifra hoy "está muy lejos" y que en algunos casos supera el 40%.

Además, ha recordado que en su primera intervención en el Congreso ya señaló que el proceso para hacer frente a la temporalidad es la modificación del artículo 10 del Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP) y ha apuntado que se está trabajando ya en ello con las centrales sindicales.

"Nos parece que la temporalidad es muy importante", ha dicho Iceta, tras apuntar que las administraciones deben tener en cuenta que si en tres años no ocupan una plaza interina con una persona fija, "van a perder esa plaza".

Compartir