POR UN MINÚSCULO AGUJERO

La Guardia Civil logra rescatar el cuerpo del espeleólogo fallecido en Albacete

Efectivos de la Guardia Civil han logrado rescatar a primera hora de la mañana el cuerpo sin vida del experimentado espeleólogo fallecido este miércoles en el paraje Cañada de los Mojones de Riópar, en la provincia de Albacete.

En el vídeo que recoge el momento de la salida del cadáver al exterior a través de un minúsculo agujero, que ha sido publicado por la Guardia Civil de Albacete en la red social Twitter, puede comprobarse la gran dificultad de los trabajos que se han tenido que llevar a cabo para concluir la misión de manera satisfactoria.

El accidente se produjo en torno a las 12:20 horas del mediodía de ayer miércoles, cuando la víctima se precipitó accidentalmente desde más de 40 metros de altura al interior de una cueva. Un acompañante dio aviso al servicio de emergencias 112 de Castilla-La Mancha, que ha informado que el cuerpo sin vida de la víctima ha sido trasladado al Instituto Anatómico Forense de Albacete. Dicho compañero realizó, en vano, las maniobras de reanimación, y salió de la oquedad para obtener cobertura y poder alertar de lo ocurrido desde su teléfono móvil.

El rescate del fallecido se ha prolongado durante toda la noche pero finalmente, junto a bomberos de Molinicos, agentes de la Benemérita pertenecientes al Servicio de Rescate e Intervención en Montaña de Granada y de los Grupos de Rescate Especial de Intervención en Montaña llegados desde distintas provincias han logrado sacar el cuerpo sin vida del espeleólogo accidentado por un minúsculo agujero, como puede observarse en el vídeo del momento que ha compartido en la red social Twitter la Guardia Civil de Albacete.

Para poder concluir el rescate, los especialistas de montaña de la Guardia Civil junto a artificieros incluso "han tenido que realizar microvoladuras controladas dentro de la cueva para ampliar el canal de extracción de la camilla con el espeleólogo fallecido".

Los profesionales de la Guardia Civil que han trabajado en la cueva de Riópar ya habían advertido a lo largo de la noche de que la misión era complicada debido a lo angosto de algunas galerías de la cueva. 

 

Compartir