POR LA CRISIS SANITARIA DEL COVID-19

Al 90% de los castellano-manchegos les preocupa el impacto ambiental que pueda tener su hogar

La crisis sanitaria derivada de la Covid-19 ha provocado, entre muchos temas, una mayor sensibilidad y concienciación del impacto de la sociedad en el entorno. De hecho, el 83% de la población castellano-manchega afirma sentirse preocupada por el impacto ambiental que pueda tener su hogar, mientras que el 94% asegura que le gustaría saber la procedencia de la energía que consume, situando a la región siete puntos por delante de la media nacional en este aspecto (87%). Estas son dos de las principales conclusiones del estudio realizado en España y Portugal por parte de ei energía independiente, compañía especializada en autoconsumo solar fotovoltaico del Grupo Galp, para conocer el modelo energético del futuro y el nuevo consumidor por la pandemia.

Comprometidos con un futuro renovable

El compromiso por la sostenibilidad y la concienciación sobre la importancia de adoptar comportamientos y hábitos que sean más respetuosos con el medio ambiente es un hecho casi mayoritario en Castilla-La Mancha. Tal y como muestra el citado estudio, nueve de cada diez (93%) encuestados en la comunidad autónoma se preocupan por consumir energía de manera responsable, mediante el uso de programas ‘eco’ en electrodomésticos o apagar los aparatos electrónicos completamente, en vez de dejarlos en stand-by. En este sentido, la región castellano-manchega se sitúa ligeramente dos puntos por encima de la media nacional (91%), y a solo dos puntos de Asturias (95%), la comunidad autónoma más preocupada por su consumo responsable.

Asimismo, el 94% de los castellano-manchegos encuestados afirma estar concienciado con el cambio climático, así como abierto a consumir energía a través de fuentes alternativas, como pueden ser los

paneles solares. La región se sitúa cuatro puntos por encima de la media nacional y a solo dos puntos de Navarra (96%), la comunidad autónoma que lidera este aspecto de la encuesta.

“Se está produciendo un cambio claro en el perfil del consumidor en todas las regiones de España, con especial atención en Castilla-La Mancha. Tal y como refleja nuestro estudio, los manchegos (94%) están incluso más concienciados con el cambio climático que la media de los encuestados en toda España (90%). En ei energía independiente somos conscientes de esta realidad y queremos facilitar el paso a la transición energética, con una propuesta sencilla, a la vez que atractiva y diferencial, acompañándolos durante todo el proceso”, señala Ysabel Marqués, directora de Marketing de ei energía independiente en España y Portugal.

Cambios en el comportamiento energético de los consumidores

En este momento de cambio en el perfil del consumidor energético, un 87% de los manchegos encuestados considera que las energías renovables, incluida la energía solar fotovoltaica, serán las más demandadas en los próximos años, superando la percepción, en este sentido, que tienen los ciudadanos del País Vasco y Madrid (86%).

Otra de las consecuencias derivadas de la pandemia han sido los confinamientos y toques de queda, lo que ha provocado que la población pase más tiempo en sus viviendas. Estas largas estancias en el hogar han repercutido en el consumidor, puesto que el 61% de los manchegos ha visto aumentado su consumo energético en el hogar desde el inicio de la pandemia, equiparándose a otras comunidades autónomas como Comunidad Valenciana (60%) y Galicia (63%).

Permanecer más tiempo en casa, en comparación con la vida antes de la pandemia, ha hecho que muchos ciudadanos se replanteen ahora algunas prácticas habituales con el objetivo de reducir el importe de su factura energética y, con ello, el impacto ambiental de sus viviendas. En este sentido, más de la mitad de los encuestados en Castilla-La Mancha (57%) afirma que ya ha cambiado -o está en previsión de cambiar- algunos hábitos como instalar bombillas de bajo consumo en casa, apagar las luces cuando no son necesarias o desenchufar aparatos de la corriente cuando no se utilizan.

La reducción del consumo de aire acondicionado y/o calefacción (29%), incorporar sistemas de automatización del hogar para controlar el consumo de electricidad (26%), mejorar el aislamiento de sus viviendas (24%) o realizar la instalación de algún tipo de energía renovable, como los paneles solares, (17%) son otras de las medidas a tener en cuenta por los encuestados en la comunidad autónoma.

“La población de Castilla-La Mancha no solo quiere ahorrar en su factura energética, sino también minimizar su huella ambiental. Desde el sector, estamos alineados sobre la importancia de apostar por fuentes limpias como el autoconsumo solar fotovoltaico y remando juntos para incrementar el peso de

este tipo de energías. Más de la mitad de los castellanomanchegos (54%) perciben este esfuerzo que estamos realizando”, añade Ysabel Marqués, de ei energía independiente.

Sobre la encuesta

El Instituto IO Sondea de Investigación de Mercados ha diseñado y llevado a cabo la encuesta para ei energía independiente en España y Portugal. Realizada sobre una muestra de 2.008 individuos en cada país de 18 a 65 años de edad, pertenecientes al panel de Sondea, en función de las cuotas de sexo, grupo de edad y CCAA según el padrón municipal de habitantes del INE 2020, seleccionados de entre una muestra de 10.000 individuos pertenecientes a dicho panel, de forma intencional y proporcional a las cuotas cruzadas del INE de cada variable de afijación. Lo que supone una tasa de respuesta de 20,08%.

Compartir