CIENTÍFICOS ALEMANES DICEN QUE TIENE SOLUCIÓN

Descubren la causa de los trombos de las vacunas de AstraZeneca y Janssen

Científicos alemanes aseguran haber descubierto la causa de los trombos provocados por las vacunas de AstraZeneca y Janssen contra el COVID-19 y creen que los sueros se pueden modificar para evitar estas reacciones adversas. 

El profesor de la Universidad Goethe, en Frankfurt, Rolf Marschalek, que ha estudiado estos efectos secundarios del fármaco desde marzo, explica que el problema radica en los vectores de adenovirus que ambas vacunas utilizan para introducir en el organismo la proteína de la espícula del Sars-CoV-2, según recoge el Financial Times.

Este mecanismo empleado por las vacunas implica que la espícula -fundamental en la infección- llega al núcleo de la célula, en vez de al citosol (un líquido dentro de la misma y donde el virus normalmente produce proteínas), han señalado Marschalek y otros científicos en un 'preprint' publicado este miércoles.

Una vez en el interior del núcleo, algunas partes de la proteína se empalman o se separan y crean nuevas versiones, que no pueden unirse a la membrana de la célula, donde se produce una cantidad importante de la inmunización. 

Estas partes de la proteína que quedan flotando son expulsadas de la célula y provocan trombos en una de cada 100.000 personas, según la teoría de Marschalek. 

Por el contrario, las vacunas basadas en ARN mensajero, como las de BioNTech/Pfizer y Moderna, llevan el material genético de la espícula al líquido de la célula y nunca entra en el núcleo. 

"Cuando los genes de estos virus están en el núcleo, pueden provocar problemas", ha subrayado Marschalek al periódico británico. 

Reino Unido -con una campaña de vacunación muy avanzada- ha registrado 309 casos de estas reacciones con trombos entre los 33 millones de personas que han recibido la vacuna de AstraZeneca. En Europa, la cifra de estos efectos secundarios causados por el suero anglo-sueco y el de Janssen se sitúa en 142 entre 16 millones. 

Compartir