LA ALCALDESA TOLEDANA HABRÍA EXPRESADO SU MALESTAR POR LA RETIRADA

El alcalde acepta la propuesta de Tolón para que Toledo siga en el callejero de Palma de Mallorca

Milagros Tolón, alcaldesa de Toledo, en una imagen de archivo Milagros Tolón, alcaldesa de Toledo, en una imagen de archivo

El alcalde de Palma de Mallorca, José Hila, ha aceptado este martes la propuesta de la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, para que la capital de Castilla-La Mancha siga presente en el callejero como Ciudad Patrimonio de la Humanidad, tras aprobarse este lunes el cambio de nombre de 12 calles con simbología supuestamente "franquista", tal como ha venido informando EL DIGITAL.

Así lo ha manifestado Tolón en rueda de prensa, preguntada por este asunto, después de que expresara su malestar al alcalde y le solicitara que Toledo siga dando nombre a una de las calles de este municipio insular.

Este lunes Tolón habló con el primer edil por teléfono y este martes se enviará una carta oficial recogiendo esta petición. La alcaldesa de Toledo ha señalado que el alcalde de Palma ha entendido su posición, por lo que ha pedido no "crear enfrentamientos entre ciudades", porque "no es momento".

Milagros Tolón se ha dirigido de manera formal al primer edil de la ciudad para mostrarle su malestar ante la decisión adoptada por el Ayuntamiento de Palma y le ha solicitado que el nombre de la ciudad de Toledo permanezca en el callejero de la isla.

La alcaldesa también se expresó en redes sociales. "Quiero expresar mi descontento ante la decisión de retirar el nombre de Toledo del callejero de Palma", para añadir que este mismo lunes, nada más conocerse la noticia, "he propuesto a su alcalde que Toledo siga teniendo una calle en la capital balear como Ciudad Patrimonio de la Humanidad".

Confirmación desde Palma

Por su parte, el Ayuntamiento de Palma ha confirmado que se cambiará el nombre de la calle Toledo, porque hace referencia a la batalla de la Guerra Civil en el Alcázar de Toledo. La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, se había dirigido al alcalde de Palma, José Hila, para mostrarle su malestar ante la decisión de retirarla y le ha solicitado que el nombre de la ciudad de Toledo permanezca en el callejero de la isla.

Este mismo martes, la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, afirmaba que el alcalde de Palma de Mallorca ha aceptado su propuesta para que Toledo siga presente en el callejero como Ciudad Patrimonio de la Humanidad, tras aprobarse este lunes el cambio de nombre de 12 calles "con simbología franquista".

Según ha informado el Ayuntamiento de Palma, los alcaldes han acordado que la ciudad de Toledo "tendrá presencia" en Palma, si bien el Consistorio balear no ha especificado si esto se concretará con el nombre de una calle o plaza o de otra forma.

Preguntado por esta cuestión, el regidor de Educación, Llorenç Carrió, ha subrayado los nombres de las calles que ahora se cambian se pusieron "durante o después de la Guerra" con la intención de "militarizar toda la ciudad" y ponerla "al servicio del régimen". "Estas calles estaban enalteciendo el régimen", ha dicho.

Cambio de calles

El Ayuntamiento de Palma ha comenzado a ejecutar este martes el cambio de placas de calles y plazas para eliminar alusiones franquistas, empezando por la avenida Joan March, que pasa a llamarse 'Avinguda del Gran i General Consell', en recuerdo del máximo órgano del Regne de Mallorca.

El concejal de Educación y Política Lingüística, Llorenç Carrió, y el concejal de Participación Ciudadana y Gobierno Interior, Alberto Jarabo, han asistido este martes al cambio de placa. Desde el Ayuntamiento han recordado que así dan cumplimiento a la Ley de Memoria y Reconocimiento Democrático, ya que las calles afectadas están incluidas en el censo de símbolos, leyendas y menciones franquistas.

Los criterios para otorgar los nuevos nombres han sido "la coherencia toponímica, recuperar la historia y los topónimos tradicionales, así como reivindicar el papel de las mujeres en la historia".

Otras calles que se modificarán los próximos días son la plaza Almirante Churruca, calle del Almirante Gravina, calle de Toledo, calle del Almirante Cervera, pasaje Castillo de Olite, calle José Oleza, calle de Alfambra, calle Brunete, plaza del Bisbe Planas, calle Gabriel Rabassa y calle del Canonge Antoni Sancho.

Los cambios del nomenclátor se materializan el día en que se cambian las placas en la calle. Ese mismo día se notificará a las comunidades de propietarios y los vecinos que se ha cambiado el nombre.

El Ayuntamiento se encarga de comunicar el cambio a las empresas de servicios (electricidad, telefónica, agua...), las administraciones públicas, taxistas, catastro, servicios de emergencias, Seguridad Social o el padrón, entre otras entidades u organismos.

Desde el área de Participación Ciudadana y Gobierno Interior, el servicio de Población está trabajando en una convocatoria de hasta 40.000 euros de ayudas económicas para hacer frente a los gastos derivados del cambio de denominación de calles y plazas de Palma. Estas subvenciones irán destinadas a los establecimientos comerciales, empresas de servicios y autónomos con actividades que se desarrollan en un establecimiento permanente, situados en calles y plazas afectadas.

Compartir