CHISPAS EN LA SESIÓN PLENARIA

Tensión en el pleno de Albacete: Casañ expulsa al 'popular' Reina y el PP abandona la sesión

La sesión plenaria del Ayuntamiento de Albacete celebrada este jueves de forma telemática ha estado marcada por la polémica en el punto 5 del orden del día donde había que votar una modificación de crédito que implica el gasto de más de 3 millones para comprar el edificio del Banco de España, ubicado en la Plaza del Altozano, punto que sale adelante sólo con los votos de PSOE y Cs.

El fin de esta compra es recuperar un bien de "gran importancia histórica", con una ubicación en pleno centro de la capital y que resulta estratégico para darle un uso compartido administrativo, cultural y social, que permita devolverlo a la vida local.

En este punto, el alcalde, Vicente Casañ, ha terminado por expulsar al 'popular' Alberto Reina al no darle la palabra y llamarle tres veces al orden, movimiento ante el que el PP al completo ha abandonado.

Una vez Casañ estaba dando por aprobado este punto, Reina ha interpelado en varias ocasiones al primer edil para tomar la palabra. "Sin ánimo de polémica, las cosas están para cumplirlas, y el compromiso era adquirir el Banco de España, algo que vamos a hacer. Algo que no viene de este mandato, sino del anterior. Si tan buenas fueron las condiciones entonces, lo podrían haber hecho, señor Reina", decía Casañ.

"No nos deja explicarnos. Me parece vergonzoso, señor alcalde", aseguraban desde la bancada telemática del PP, para a continuación recibir como respuesta que no tenían la palabra.

Tras la segunda ocasión en la que Casañ no daba la palabra al concejal del PP, Reina insistía: "Sí, pero se lo voy a decir". "Señor Reina, no tiene la palabra y le llamo al orden por segunda vez. ¿Sabe lo que pasa cuando le llamo al orden por tercera vez?", preguntaba el regidor municipal, algo ante lo que Reina no ha desistido. "Le llamo al orden por tercera vez. Abandone el salón de plenos", finiquitaba Casañ la polémica.

El portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Albacete, Manuel Serrano, reprochaba a Casañ su actitud a la hora de expulsar al concejal 'popular' Alberto Reina del pleno municipal. Así, ha tachado su forma de actuar de "chulesca, dictatorial, nerviosa y titubeante. "Quiere correr a última hora para justificar algo injustificable".

Además, Serrano ha explicado que a la hora de conducir el debate, Casañ no ha dado a Vox la palabra en primer lugar como así estaba obligado. "Se la ha dado a Podemos, luego al PP, después a Ciudadanos", ha apuntado, a lo que ha sumado que les ha privado del turno para rebatir cuando él mismo había renunciado a exponer el punto en cuestión.

"Quien propone un punto tiene la opción de exponerlo y ellos han renunciado a ello con la moción del Banco de España, como también han renunciado diariamente al diálogo y al consenso. Lo vimos con los presupuestos y lo vemos hoy otra vez" ha destacado Serrano, que ha asegurado que desde su partido continuarán apostando por la palabra y seguirán ejerciendo una oposición "contundente, nítida y clara, en defensa de los ciudadanos de Albacete".

Respuesta del equipo de Gobierno

Por su parte, el equipo de Gobierno ha lamentado el abandono de todos los concejales del PP, una actitud que han tachado de irresponsable, alegando que se trata de una "dejación de su responsabilidad" con el objetivo de "violentar y crispar la política municipal".

Aseguran que el alcalde llamó al orden hasta en tres ocasiones al concejal Reina por hacer uso de la palabra cuando no le correspondía, ya que la moción ya había sido votada, y ante la actitud del concejal, que hizo caso omiso a los llamamientos, Casañ le instó a abandonar el salón de plenos, tal y como establece el Reglamento Orgánico Municipal.

Compra del edificio del Banco de España

Al final, el pleno ha dado el visto bueno, con los votos de PSOE y Cs, a la modificación de créditos que hará posible la adquisición del edificio del Banco de España, por importe de 3,3 millones de euros, una vez se ha declarado de interés social la compra de este edificio.

Esta operación se plantea aprovechando la oportunidad de aplicar una serie de remanentes de crédito vinculados al patrimonio municipal de suelo, cuyo destino actualmente no está comprometido, y que pueden destinarse a la adquisición de este edificio.

El fin no es otro que la recuperación de este bien de gran importancia histórica, y que lleva 18 años clausurado, en desuso, siendo además un inmueble con una ubicación en el centro, que se entiende es estratégica para darle un uso compartido administrativo, cultural y social, que permita devolverlo a la vida local.

El Pacto de Gobierno entre PSOE y Ciudadanos recogía que este edificio iba a ganarse para la ciudad y con este paso se da cumplimiento a dicho acuerdo, ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

El edificio es propiedad de la Sociedad Mercantil Estatal de Gestión Inmobiliaria de Patrimonio (Segipsa), empresa pública dependiente del Ministerio de Hacienda, que el pasado mes de septiembre llegó a sacar a subasta el edificio sin que hubiese ningún postor. Este inmueble dispone de más de 4.000 metros cuadrados construidos, repartidos entre cinco plantas: sótano, planta de acceso, entreplanta y dos plantas superiores. Al edificio se accede por las calles Martínez Villena y Isaac Peral.

El monumental inmueble, ubicado en la calle Martínez Villena, en el corazón de la ciudad, acumula casi dos décadas de clausura. El Banco de España tuvo otras dos sedes antes de ocupar este inmueble que ahora el Ayuntamiento de Albacete adquirirá para darle un uso emblemático y, además, será una inversión eficiente y sostenible.

El edificio se proyectó en 1933, por el arquitecto Romualdo de Madariaga, y tres años después, en 1936, fue inaugurado. Prestó servicio para la finalidad primera para la que fue concebido hasta el 31 de diciembre del 2003, fecha en la que cerró dentro de un plan de clausura de 30 sucursales del Banco de España.

Todas las sedes clausuradas en aquel plan han sido ya reconvertidas a otros usos, excepto la de Albacete. La mayoría fueron rehabilitadas como oficinas para el Estado, aunque hubo algunas que se transformaron en museos.

También el edificio del Banco de España de Albacete iba a ser un museo, en concreto, el Museo del Circo, tal y como anunció en 2008 el Ministerio de Cultura. Sin embargo, en 2013, y pese a existir un anteproyecto de dicho museo, se desechó dar esta finalidad a este edificio, que desde entonces sigue cerrado y sin un uso definido.

El Pleno del Ayuntamiento de Albacete aprobó en 2016 una moción acordando crear en este edificio un espacio dedicado a la cultura, el estudio y la historia de la ciudad, entre otras actividades. Las conversaciones para adquirir el edificio se iniciaron durante el pasado mandato, si bien no fructificaron, siendo ahora cuando se han retomado.

Compartir