LA NUEVA UNIDAD SE PONE EN MARCHA EN ALBACETE

Llega Pegaso a Castilla-La Mancha, la nueva "Policía del Aire" de la Guardia Civil

La Comandancia de la Guardia Civil de Albacete cuenta con una nueva e innovadora unidad de 'Policía del Aire'. Bajo el nombre de Pegaso (Policía Especialista en Gestión Aeronáutica y de Seguridad Operacional), esta unidad se dedicará al control y uso de los drones.

En nota de prensa, la Guardia Civil ha informado de que las funciones principales de este nuevo equipo, compuesto por tres efectivos del Cuerpo, están relacionadas con la aviación general, ejerciendo un mayor control sobre instalaciones aeronáuticas tales como aeródromos, campos de vuelo, helipuertos, pistas de emergencia, clubes de aeromodelismo, ultraligeros, paramotores, escuelas de vuelo, servicios profesionales aeronáuticos, empresas de ocio, así como el control de drones.

Además de la realización de inspecciones en instalaciones y entidades relacionadas con la aviación general, los miembros del equipo Pegaso completarán la labor general de la Guardia Civil, con la investigación y esclarecimiento de incidentes y hechos delictivos leves en instalaciones aeroportuarias.

Así mismo, se constituirán en unidad de apoyo sobre la investigación de accidentes aéreos, o en la investigación de incidentes aéreos relacionados con el empleo de una aeronave tripulada, con implicaciones para la seguridad pública.

Para toda la provincia

Este equipo extenderá el control de la seguridad aeronáutica a toda la provincia albaceteña, dirigiendo inicialmente sus esfuerzos hacía un trabajo de policía administrativa para verificar el cumplimiento de la normativa de las actividades aeronáuticas, especialmente la relacionada con medidas de seguridad.

Otro de sus cometidos será todo lo relativo a la prevención e investigación de incidentes relacionados con el uso profesional y recreativo de los drones o aeronaves pilotadas por control remoto (RPA,s).

Su fácil adquisición, debido a unos precios, en algunos casos muy económicos, hace que sea realmente sencillo tener uno de estos artilugios, lo que hace necesario detectar e identificar a sus operadores, para comprobar q ue cumplen con la legislación vigente.

Estas aeronaves, cuyo uso se encuentra regulado en el Reglamento de ejecución (UE) 2019/947 de 24 de mayo relativo a las normas y procedimiento aplicables a la utilización de aeronaves no tripuladas, teniendo en cuenta que cualquier aspecto legislativo que no se encuentre regulado en ese reglamento europeo, le será de aplicación el Real Decreto 1036/2017 del 15 de diciembre por el que se regula la utilización civil de la aeronaves pilotadas por control remoto.

Puntos sensibles, aeropuertos y zonas ZEPA

Uno de los puntos sensibles en cuanto al uso de estas pequeñas aeronaves son las inmediaciones de la base aérea y el aeropuerto de Albacete, donde se prohíbe el uso de aeronaves dirigidas por control remoto en un radio de 8 kilómetros, al ser un espacio aéreo controlado, todo ello para proteger el tráfico de entrada y salida de aeronaves tripuladas, ya sean militares o civiles.

Otras actuaciones serán las relacionadas con la identificación de vuelos irregulares sobre Zonas de Especial Protección para las Aves), además de supervisar las operaciones especializadas realizadas con estos aparatos en el ámbito inmobiliario, industrial y rural, así como la realización de reportajes de vídeo y fotográfico o el control de vuelos nocturnos.

Drones, no juguetes

La Guardia Civil recuerda a los usuarios de estas aeronaves, no tripuladas, que antes de usarlas de forma inadecuada y de poner en peligro la seguridad aérea, se informen de la normativa obligatoria, subrayando la consideración de que estos aparatos son aeronaves y no juguetes.

Actualmente se encuentran funcionando 54 equipos Pegaso, distribuidos por todo el territorio nacional, lo que sitúa al Cuerpo de la Guardia Civil como un referente único a nivel europeo e internacional.

Compartir