TRES NACIMIENTOS EN UN AÑO

Un pequeño pueblo de Cuenca se rebela contra la despoblación en plena pandemia

Valle de Altomira (Cuenca) ha celebrado el nacimiento de Iván, Susana y Candela durante la pandemia de covid-19 haciendo un regalo para los tres vecinos más jóvenes de este municipio de 200 habitantes, con los que quieren seguir combatiendo la despoblación en la provincia.

El municipio, que está integrado por las localidades de Mazarulleque, Jabalera y Garcinarro, ha obsequiado a los tres niños que han nacido en el municipio en los últimos meses, porque "han devuelto la alegría y la esperanza en medio de esta pandemia", según ha indicado el alcalde del PP, Jesús Plaza.

El regidor ha indicado, en una nota de prensa enviada por el PP de Cuenca, que Susana, Candela e Iván no solo han llegado al Valle de Altomira, en concreto a Garcinarro, en medio de una pandemia, sino que también "se han convertido en protagonistas de una lucha en la que está inmersa la provincia de Cuenca desde hace años como es combatir la despoblación".

Plaza ha considerado que "es necesario que una parte fundamental para que las familias se queden a vivir en los pueblos es que los niños se vinculen con ellos desde su nacimiento, que aprendan a querer y apreciar las ventajas del mundo rural".

Asimismo, ha abogado por que las instituciones tengan la responsabilidad de dotar a los habitantes de los municipios de los recursos necesarios para vivir en ellos, y ha avanzado que el Ayuntamiento aprobará próximamente una ordenanza con ayudas a las familias, tanto numerosas como a las que estén en grave riesgo de exclusión, así como incentivos para los progenitores de aquellos niños que nazcan en el municipio. 

Compartir