PAGE SE RESISTE A ACABAR CON EL TOQUE DE QUEDA

Confirmado: se podrá volver a entrar y salir libremente de Castilla-La Mancha a partir del 9 de mayo

Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha, en una imagen de archivo Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha, en una imagen de archivo

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha confirmado que a partir del próximo domingo 9 de mayo, fecha en la que decae el estado de alarma en toda España, los ciudadanos podrán volver a entrar y salir libremente de la comunidad autónoma castellano-manchega al ponerse fin al cierre perimetral. Sin embargo, se resiste a acabar con el toque de queda nocturno al entender que es una "medida eficaz" para contener la pandemia, al igual que el uso de las mascarillas, hasta que la mayoría de la población esté vacunada contra el coronavirus.

Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha, ha informado este lunes desde Tarazona de la Mancha (Albacete) de que a partir del próximo domingo 9 de mayo se pondrá fin al cierre perimetral de la comunidad autónoma, vigente desde el pasado 29 de octubre para controlar la propagación del coronavirus. Los ciudadanos castellano-manchegos han estado más de seis meses sin poder salir de la región salvo por motivos laborales, sanitarios o de fuerza mayor, entre otras excepciones. Tampoco han podido acceder a Castilla-La Mancha personas de otras comunidades, lo que ha propiciado un importante descenso de la actividad turística y comercial. 

El cierre perimetral de Castilla-La Mancha únicamente fue aligerado durante la pasada Navidad, en concreto entre el 23 de diciembre de 2020 y el 6 de enero de 2021, cuando se permitieron los desplazamientos intercomunitarios para que los familiares y allegados pudiesen reunirse en unas fechas tan señaladas. El resultado fue una virulenta tercera ola de la pandemia que dejó miles de hospitalizados y fallecidos, aunque el avance de la vacunación durante las últimas semanas hace que la situación actual sea mucho más favorable.

Sin embargo, el jefe del Ejecutivo autonómico, Emiliano García-Page, tal y como advirtió la pasada semana, considera que es necesario mantener algunas semanas más el toque de queda nocturno en Castilla-La Mancha, para lo que ha pedido al Gobierno de España un "paraguas" jurídico que proteja "a todos los que tenemos que tomar decisiones", en referencia a los presidentes regionales. 

"No quiero que ningún presidente autonómico, cuando haya pasado el virus, pueda utilizar los antecedentes de los decretos autonómicos para imponer restricciones a los derechos y mucho menos para romper la unidad de España. Tiene que ser la soberanía nacional, las instituciones del Estado constitucional, las que determinen que todos somos iguales estemos donde estemos en España", ha defendido.

Todos los expertos coinciden en que, sin el estado de alarma, limitar la movilidad de los ciudadanos durante las horas nocturnas (actualmente no se puede circular por la vía pública en Castilla-La Mancha entre las 00:00 y las 06:00 horas) necesitará del visto bueno de los tribunales al afectar a las libertades fundamentales.

En ese sentido, García-Page ha defendido que "aunque estamos viendo muy claramente la luz al final del túnel", no se puede pasar "de cien a cero". "Pediré un paraguas constitucional para seguir manteniendo un equilibrio prudente entre las medidas de restricción y la vuelta a la vida normal", ha asegurado.

Las palabras de la ministra

Este mismo lunes la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha defendido que las comunidades autónomas cuentan con "herramientas e instrumentos suficientes" tras la caída del estado de alarma para seguir controlando la pandemia de COVID-19, recordado que los gobiernos regionales y el Ministerio acordaron un documento de actuaciones coordinadas, conocido como 'semáforo', que supone "una guía de actuación con medidas para llevar a cabo en función de la incidencia".

En dicha guíapublicada el pasado 26 de marzo de 2021, no se contempla el toque de queda general sino únicamente limitar el horario de cierre de los establecimientos comerciales no esenciales, entre los que se encuentran bares y restaurantes, cuando se alcance el nivel 4 de alerta, el más elevado en cuanto a riesgo. Paradójicamente, también se recomienda no solo en el nivel 4 de alerta sino también en el 3 "limitar las entradas y salidas del área territorial evaluada excepto para actividades esenciales", una restricción que acabará en Castilla-La Mancha el próximo domingo 9 de mayo.

Al respecto de la campaña de vacunación, el presidente de Castilla-La Mancha ha afirmado que "a mitad de junio estará vacunada la mitad de la población y cuando termine el verano más del 70 por ciento". De hecho, ha recordado que todos los castellano-manchegos de más de 80 años están vacunados, más del 75 por ciento de los mayores de 70 y que a mitad o finales de mayo podría estar vacunada toda la población mayor de 60 años y se podrá avanzar con la población de entre 50 y 59 años. "Estamos poniendo todas la vacunas que llegan y van a llegar muchas más", ha asegurado García-Page.

Compartir