VOLVERÁN EL FRÍO Y LA LLUVIA

La Semana Santa arranca con buen tiempo... pero el jueves cambia todo

El inicio de la Semana Santa estará marcado por unos días con temperaturas altas para la época del año y un tiempo fundamentalmente estable, aunque salpicado por algunos chubascos dispersos en el interior de la Península y algunos chubascos en Canarias, pero a partir de Jueves Santo se espera un importante descenso térmico y precipitaciones en "amplias zonas" del país.

Según ha informado el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Rubén del Campo, de momento se mantiene una situación anticiclónica que brinda temperaturas altas para la época. Así, ha puesto de ejemplo los 26 grados centígrados (ºC) alcanzados el jueves en Murcia o en Orihuela (Alicante) y valores de más de 25ºC en otros puntos del sureste, del valle del Guadalquivir y en Canarias.

Además, ha añadido que los vientos cálidos procedentes del continente africano elevaron los termómetros por encima de 30ºC en puntos de Fuerteventura y Gran Canaria y ha destacado los 34,2ºC que se midieron en el municipio de La Aldea de San Nicolás (Gran Canaria). "Es un valor muy alto y poco frecuente en el mes de marzo en España, incluido el archipiélago canario", ha destacado.

Por otro lado, los vientos arrastraron polvo en suspensión que dio lugar a calima que seguirá afectando al archipiélago este viernes, aunque pronto irá desapareciendo. En todo caso, ha añadido que el viento seguirá soplando allí con fuerza y que bajarán las temperaturas, aunque seguirán siendo altas para esta época del año.

Mientras, ha pronosticado que en la Península y Baleares se espera un viernes muy tranquilo en lo meteorológico, con cielos en general poco nubosos, aunque aumentará, eso sí, la nubosidad en el Cantábrico a donde llegar al extremo de un sistema frontal que a partir del mediodía podría dejar algunas lloviznas o, en todo caso, lluvias débiles, poquito más intensas en zonas de montaña del extremo norte. Tampoco descarta algún chaparrón en áreas de montaña en norte y el centro ni que la calima afecte a la Península durante estos días.

Respecto al fin de semana, tanto el sábado como el domingo, prevé "cierta inestabilidad" en Canarias, en cuyo entorno se ha formado una borrasca que dejará lluvias y chubascos, especialmente en las islas de mayor relieve, donde podrían ser localmente intensos o persistentes en la Península y Baleares.

Mientras, ha añadido que se mantendrá el tiempo estable y anticiclónico y con cielos poco nubosos en general, aunque algunas nubes en el área mediterránea podrían dejar caer "cuatro gotas" en puntos de la Comunidad Valenciana y en el sur de Andalucía por la tarde.

Asimismo, ha informado de que crecerán nubes de evolución diurna que pueden desembocar en chubascos ocasionalmente tormentosos, sobre todo en zonas de montaña del interior peninsular y también en zonas aledañas próximas a esas montañas.

Respecto a las temperaturas, ha indicado que el sábado subirán por el oeste en la Península, mientras que bajarán en la vertiente mediterránea ya que allí llegarán los vientos desde el mar y refrescarán esa zona.

De cara al domingo, ha indicado que las temperaturas subirán de forma notable en el tercio norte. Del Campo espera que en puntos del Cantábrico Oriental ese día sea puede haber hasta llegar a dos más que el día anterior, por lo que será una jornada "más propia de mayo" que de finales de marzo, con valores en los termómetros que a medio día estarán entre 5 y 10 grados por encima de lo normal para la época.

Por su parte, en buena parte del norte y oeste peninsular el ambiente será un poco más fresco de lo propio para la época.

En definitiva, ha apuntado que el domingo se alcanzarán los 27 o 28ºC en puntos del valle del Guadalquivir y se rondarán los 25ºC en el interior de Galicia, Cantábrico oriental, Valle del Ebro y puntos de la meseta sur.

Esta situación térmica se mantendrá de lunes a miércoles de la próxima semana, unos días de Semana Santa en los que no se esperan grandes cambios, ya que la Península estará bajo la influencia de un anticiclón centrado en el continente europeo y que desde su posición enviará vientos de latitudes más bajas.

Por eso, las temperaturas seguirán aumentando de forma progresiva de modo que el portavoz ha pronosticado que tanto las mínimas como las máximas estarán por encima de los valores normales para la época, ya que estarán entre 5 y 10 grados por encima de lo normal, e incluso "puntualmente" más altas en las comunidades cantábricas y en la meseta norte.

Se alcanzarán los 30 grados

En concreto, hasta el miércoles se superarán lo 20ºC "de manera prácticamente generalizada" y los 25ºC en el interior de Galicia y en el Cantábrico oriental, valle del Ebro, en el centro y en buena parte del sur. "Incluso es posible que se rocen o incluso se alcancen los primeros 30ºC del año en la Península en el interior sur de Galicia, en Extremadura y en Andalucía", ha adelantado.

Respecto a las precipitaciones, el portavoz ha dicho que hasta el miércoles seguirán las lluvias en Canarias aunque más débiles y dispersas que en días anteriores.

En cuanto a la Península y Baleares ha apuntado que seguirán formándose nubes de evolución diurna que podrán dar lugar a chubascos en las zonas del sureste y puntos de montaña y aledañas del resto de la Península. "Los típicos chaparrones primaverales, que pueden ser localmente algo intensos y acompañados de tormentas", ha comentado.

No obstante, no descarta que aumente la nubosidad y llueva en el noroeste de la Península el miércoles, a modo de anticipo del tiempo previsto a partir de Jueves Santo.

Ese día, el jueves, según Del Campo, existen varios escenarios posibles que están por confirmar pero "lo más probable" es que un área de bajas presiones se forme en el suroeste peninsular mientras llega aire frío de latitudes más altas, lo que producirá un descenso "notable" de las temperaturas que en la mitad norte será "acusado". De hecho, ha destacado que "volverán las heladas nocturnas y de día no se pasará de 10 o 15 grados, a los que se sumarán vientos fríos e intensos" y con precipitaciones que afectarán a buena parte de la Península y Baleares.

Inicialmente, sobre todo afectará a la mitad occidental y al tercio note, pero la situación se irá extendiendo hacia el Mediterráneo hacia el fin de semana.

Compartir