DEFRAUDARON 3 MILLONES DE EUROS

Desarticulada una trama en Toledo dedicada a la compraventa de coches de lujo

La Agencia Tributaria ha desarticulado un entramado empresarial dedicado a la importación de vehículos desde Europa, para su posterior venta sin declarar el IVA correspondiente a la misma, unas operaciones con las que habrían defraudado unos 3 millones de euros por no pagar este impuesto.

La operación, que se ha saldado con la detención de una persona, ha permitido la incautación de trece vehículos de alta gama, valorados en un total de más de 700.000 euros, entre los que se encontraban marcas como Porche, Lamborghini y Mercedes, según ha informado la Agencia Tributaria en un comunicado.

La investigación, iniciada a finales de 2019 por parte de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria en Toledo, se ha desarrollado en torno a un individuo que, a lo largo de los últimos años, ha controlado un gran entramado empresarial de unas doce empresas, las cuales se dedicaban a la compraventa de automóviles de alta gama en grandes cantidades.

Las empresas adquirían dichos vehículos en Europa para su posterior venta en España, evitando el pago del correspondiente IVA.

Las sospechas se levantaron cuando, en las declaraciones fiscales del conjunto de empresas y en la de sus socios, no se declaraba ni una parte de dichas adquisiciones intracomunitarias ni tampoco buena parte de sus ventas.

La Agencia Tributaria ha calculado un fraude en ingresos no declarados de unos 14 millones de euros y en un importe por fraude en el IVA de más de tres millones de euros.

Las empresas presentaban autoliquidaciones meramente simbólicas, ocultando su verdadero volumen de ventas y, después de ejercer la actividad delictiva, las personas físicas se desvinculaban formalmente de las empresas, con los nombramientos de nuevos administradores y socios no vinculados a la actividad, para así evitar la responsabilidad patrimonial y penal de las conductas.

El modus operandi de los autores consistía en poner al frente una empresa española que adquiría, de entidades europeas, vehículos usados ya matriculados en el país de origen, para beneficiarse de la exención que se corresponde por la adquisición.

Esto permitía vender los vehículos a un precio muy inferior, gracias al margen en el fraude del IVA, lo que además ha causado un perjuicio en el mercado de compraventa de vehículos.

El operativo ha sido realizado por miembros de la Unidad Operativa de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria en Toledo y Quintanar de la Orden, además de miembros de la Unidad de Auditoría informática de Toledo y Madrid, y miembros de la Inspección de los Tributos de Castilla-La Mancha y Madrid.

Compartir