HABÍA RECIBIDO LA PRIMERA DOSIS DE ASTRAZENECA

Es posible que nunca se sepa si el joven profesor de Toledo murió por vacunarse

El joven profesor falleció el pasado 12 de abril en el hospital Virgen de la Salud de Toledo El joven profesor falleció el pasado 12 de abril en el hospital Virgen de la Salud de Toledo

Cabe la posibilidad de que nunca se sepa si la muerte por trombosis cerebral de un profesor de 30 años y natural de Almodóvar del Campo (Ciudad Real), ocurrida el pasado 12 de abril en el hospital Virgen de la Salud de Toledo, se produjo realmente a consecuencia de que el joven docente había recibido días antes la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca contra el coronavirus, tal y como se sospecha. 

Así lo ha asegurado este jueves el consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, durante una entrevista que ha concedido a Radio Castilla-La Mancha. El máximo responsable sanitario castellano-manchego ha reconocido no tener claro "si vamos a tener un diagnóstico concreto", explicando que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, encargada de la farmacovigilancia de las vacunas, "aglutina todos los casos (de pacientes afectados por efectos secundarios graves) y luego saca un informe conjunto".

Fernández Sanz ha informado de que la Agencia todavía no ha ofrecido ningún reporte sobre el caso del profesor fallecido hace diez días en Toledo y que posiblemente nunca lo haga de manera concreta sino de forma agregada junto a los 12 casos similares registrados hasta ahora en España y los que puedan producirse en un futuro.

Hay que recordar que la Agencia Europea del Medicamento ha reconocido una posible vinculación entre la administración de AstraZeneca con la aparición de episodios trombóticos graves en el cerebro, aunque se trata de un efecto secundario extremadamente improbable, por lo que los beneficios de la inyección superan claramente a los riesgos derivados de su administración.

El consejero, sobre la muerte del joven docente ciudadrealeño que daba clases en la Universidad Laboral de Toledo, ha recordado que "fueron días muy tristes" y ha aprovechado para mandar "un mensaje de pésame y de lamento hacia la familia". "Nos guiamos de la mano de los clínicos que en ese momento lo atendían y le hicieron todo tipo de pruebas diagnósticas. Supieron enseguida que tenía una trombosis, lo que podía evidenciar que la causa podría ser la vacunación. A partir de ahí la Agencia Española de Medicamentos y Farmacovigilancia nos pidió sangre de una determinada manera, en varios procesos analíticos, pero no nos han dado todavía ningún reporte al respecto y no tengo claro si vamos a tener un diagnóstico concreto", ha asegurado Fernández Sanz.

Compartir