SE HABÍAN ENTERADO POR REDES SOCIALES

Desalojan una casa rural en Toledo con 65 personas llegadas de toda España

La Guardia Civil ha desalojado una casa rural donde había 65 personas haciendo una fiesta ilegal y ha propuesto para sanción más de 180 infracciones administrativas por incumplir las restricciones actuales establecidas con motivo del COVID-19. Estas personas, llegadas desde distintos puntos de la geografía peninsular, tuvieron conocimiento de esta fiesta a través de las redes sociales y por el boca a boca entre ellos.

En la mañana del domingo día 21 de marzo, entró una llamada en la Central Operativa de Servicios (COS) de la Guardia Civil, que gestiona su teléfono de urgencias 062, alertando de una posible fiesta ilegal en una casa rural ubicada en una urbanización de la localidad de Albarreal de Tajo, por lo que desde esta Central se envió a varias patrullas de La Puebla de Montalbán y de Carpio de Tajo al lugar.

Los agentes evidenciaron la existencia de una gran cantidad de personas en el interior y procedieron, de forma progresiva y segura, a ir desalojando e identificando a las 65 personas que finalmente había en su interior.

La Guardia Civil pudo comprobar cómo estas personas habían llegado hasta allí desde distintos puntos de toda la geografía peninsular después de que, según sus propias manifestaciones, se hubieran enterado de esta fiesta por las redes sociales y por el boca a boca entre ellos.

En el interior de la casa se pudo observar que en el suelo había numerosos envoltorios y restos de distintas sustancias estupefacientes que habían sido consumidas en la fiesta, así como pastillas de éxtasis que fueron incautadas.

La Guardia Civil ha propuesto para sanción más de 180 infracciones administrativas por el incumplimiento de las restricciones de movilidad, uso de la mascarilla y por la reunión de más de 6 personas no convivientes.

Sancionado un local de ocio en Casarrubios 

En otro aviso durante el fin de semana, esta vez en la localidad de Casarrubios del Monte, varias patrullas de la Guardia Civil acudieron a un aviso de reyerta en un bar fuera de las horas establecidas para apertura al público.

Al llegar comprobaron que no existía ninguna pelea, pero el establecimiento continuaba abierto y con gente en el interior incumpliendo las medidas sanitarias en vigor.

Los agentes formularon las correspondientes propuestas de infracciones administrativas a los clientes por saltarse el horario de restricción de movilidad nocturna y al propietario del local por exceder el horario de cierre, según marca la actual legislación en materia de salud pública con medidas de Nivel II para los municipios de Castilla-La Mancha.

La Guardia Civil agradece a los ciudadanos su colaboración y recuerda que el teléfono de urgencias del que dispone  la Guardia Civil, 062, está las 24 horas a su disposición. Igualmente se informa de la existencia de la aplicación de móvil gratuita ALERTCOPS para que ante cualquier eventualidad puedan ponerse en contacto con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Compartir