QUEDARON PROHIBIDAS DURANTE LA SEMANA SANTA

Castilla-La Mancha vuelve a permitir las visitas a domicilios, pero con una condición

El Gobierno de España y las comunidades autónomas decidieron por consenso de cara a la Semana Santa cerrar perimetralmente sus fronteras regionales y marcar una serie de restricciones mínimas para mantener a raya la pandemia. Entre entre las medidas de obligado cumplimiento puestas en marcha por el Ejecutivo autonómico, destacaba la prohibición de visitas a domicilios ajenos, donde solo podían permanecer convivientes. Sin embargo, en el nuevo decreto que ha entrado en vigor este 10 de abril se vuelven a permitir.

A pesar de reanudar estas reuniones, Castilla-La Mancha limita a 6 personas la permanencia de grupos en espacios de uso público, tanto cerrados como al aire libre, así como en espacios de uso privado, salvo que se trate de convivientes. Esto quiere decir que, si en una casa conviven cuatro personas, solo podrán recibir la visita de otras dos para no superar el máximo establecido.

Estas nuevas medidas, entre las que destaca también el atraso del toque de queda a las 00:00 horas, mantendrán su eficacia mientras esté declarado el estado de alarma, siendo revisables de forma constante en base a la situación epidemiológica. Por el momento, se aplicarán durante días pudiendo ser prorrogadas o modificadas con el fin de garantizar su adecuación a la evolución de la pandemia.

Compartir