DURANTE SEMANA SANTA

Castilla-La Mancha explica por qué prohíbe las visitas domiciliarias: "Era injusto"

Juan Camacho,  director general de Salud Pública (JCCM) Juan Camacho, director general de Salud Pública (JCCM)

Tal y como ha informado EL DIGITALdel 26 de marzo al 9 de abril en las viviendas de Castilla-La Mancha solo podrán permanecer los convivientes, lo que imposibilita de facto recibir o hacer visitas domiciliarias a familiares, amigos o allegados. Una medida de obligado cumplimiento para evitar la propagación del coronavirus durante Semana Santa, unas fechas muy sensibles en las que tradicionalmente se multiplican los desplazamientos y los contactos sociales.

Este martes, el director general de Salud Pública de Castilla-La Mancha, Juan Camacho, ha sido preguntado durante una rueda de prensa por los motivos de la próxima entrada en vigor de esta medida restrictiva, que en principio iba a ser una simple recomendación. "En un local de hostelería la capacidad de control que tienen las fuerzas de seguridad es mucho mayor. La Policía o la Guardia Civil puede vigilar lo que allí ocurre, pero ir domicilio por domicilio es complicado", ha asegurado.

"Ese agujero a lo que lleva es a que se celebren fiestas clandestinas o reuniones masivas en domicilios, y era algo injusto con la hostelería, donde el máximo de personas que pueden consumir en grupo en exterior es de seis y en interior es de cuatro", ha recordado Camacho.

Así, del 26 de marzo al 9 de abril, además de no estar permitidas las visitas domiciliarias, en Castilla-La Mancha el toque de queda nocturno arrancará a las once de la noche, una hora antes que actualmente, y la comunidad permanecerá perimetrada para impedir la entrada o salida hacia otras regiones. 

Situación actual

El director general de Salud Pública del Gobierno de Castilla-La Mancha, aunque huyendo de "optimismo", ha puesto de manifiesto que a Semana Santa se llega con mejores datos de incidencia acumulada que en los escenarios de los últimos puentes de 2020 y en Navidad, tras apuntalar una tasa por cada 100.000 habitantes cercana a los 72 casos.

Por ello, ha defendido que, pese que hace un mes se levantaron las medidas reforzadas en Castilla-La Mancha, las restricciones "están funcionando" ya que no se están experimentando repuntes significativos, algo que permite afrontar unas labores de rastreo óptimas.

Compartir