MILAGROSAMENTE NO HAY HERIDOS

Se derrumba una calle en obras junto a las Casas Colgadas de Cuenca: "El conductor de la máquina ha vuelto a nacer"

Parte de la calle Canónigos de Cuenca, que conecta en plena Hoz del Huécar el acceso a las simbólicas Casas Colgadas de la ciudad, se ha venido abajo a las 10:25 horas de este miércoles por causas que se desconocen. De forma casi milagrosa no hay que lamentar heridos puesto que los obreros que trabajaban en la zona habían parado a almorzar pocos minutos antes del suceso. El alcalde, Darío Dolz, ha calificado estos hechos como un "accidente" aunque desde Ciudadanos exigen su dimisión al considerarlos como "una negligencia manifiesta".

Fuentes policiales han precisado a Europa Press que no ha habido ningún herido por este derrumbe, apuntando además a que la cuadrilla de trabajadores que se encontraban acometiendo las obras de reforma de esta vía habían abandonado minutos antes el lugar.

El alcalde de Cuenca, Darío Dolz, ha visitado la zona y ha detallado que sobre las 10.25 horas se caía el muro que soporta la zona de la calle Canónigos en la que se trabajaba desde hace semanas, insistiendo en que no ha habido que lamentar "ninguna desgracia" porque los trabajadores "estaban almorzando" en la Plaza Mayor.

Eran en total cuatro trabajadores los que operaban en el lugar, entre ellos el responsable de la máquina que ha caído al vacío, además de otros tres trabajadores. "El conductor ha vuelto a nacer", ha aseverado.

En estos momentos, ha precisado el alcalde, Policía Local y Nacional y bomberos están analizando la zona derrumbada, y a partir de ahora se procederá al saneamiento, sin descartar tener que provocar algún derrumbe más.

Por ese motivo, el Ayuntamiento ha decidido clausurar el Puente San Pablo desde el Parador, los accesos a la obra, el túnel de la plaza de Ronda y la subida desde el Auditorio.

Junto a las Casas Colgadas

La calle derrumbada conecta en plena Hoz del Huécar el acceso a las simbólicas Casas Colgadas de la ciudad, si bien permanecía cortada desde hace tiempo para completar sus trabajos de adecuación.

Las obras, que se desarrollan en la zona desde el 26 de abril y contaban un plazo de ejecución de cuatro meses, tenían como finalidad reparar las deficiencias producidas por unas fugas en la red de saneamiento, que habían supuesto el desplome del muro de mampostería y el rebaje del tablero de la calle.

Los trabajos que se habían iniciado en la zona consistían en la sustitución del colector de saneamiento y en la reposición de pavimentos. Ahora, tras el derrumbe, el Ayuntamiento de Cuenca declarará de emergencia la actuación durante la reunión del Consorcio prevista para la próxima semana, de manera que se acelerará la ejecución de los trabajos.

Debido a estas obras, esta zona estaba cortada a viandantes y vehículos, por lo que solo se podía acceder al conocido puente de San Pablo de Cuenca desde el Parador de Turismo.

Compartir