NO FICHARÁ NI POR EL PP NI POR EL PSOE

Alejandro Ruiz se va llamando mentirosa a Arrimadas y pidiendo a Picazo que "asuma su liderazgo"

Alejandro Ruiz durante un pleno celebrado en las Cortes de Castilla-La Mancha Alejandro Ruiz durante un pleno celebrado en las Cortes de Castilla-La Mancha

Alejandro Ruiz, que este lunes dejará la política y la presidencia del Grupo Parlamentario Ciudadanos en las Cortes de Castilla-La Mancha, además de darse de baja como afiliado del partido, ha explicado en la radio pública de Castilla-La Mancha (CMM Media) los motivos de su drástica decisión, de la que ya informó este domingo con un correo electrónico remitido a los medios de comunicación. Lo ha hecho incumpliendo su palabra de no detallar las causas de su dimisión antes de la rueda de prensa que había convocado para primera hora de la mañana en el Parlamento autonómico, justo antes del pleno que comenzará a las 10:00 horas.

Quien fuera líder de la formación centrista en Castilla-La Mancha de 2016 a 2020 ha acusado a la nueva directiva nacional, comandada por Inés Arrimadas, de convertir a Ciudadanos en un partido "tiránico", en el que "impera la ley del silencio" y que somete a "una purga constante" a todos los miembros cercanos al ex presidente Albert Rivera y su proyecto, entre los que se encuentra el propio Ruiz. En ese sentido, en la rueda de prenda posterior a la entrevista radiofónica, ha acusado al secretario de Comunicación de Cs en Castilla-La Mancha y miembro de la Ejecutiva regional, Pablo Sarrión, de haber sido enviado desde Madrid para comandar una "purga" hacia su persona y hacia su compañera de bancada Úrsula López, diputada por Ciudad Real.

Además, sobre Sarrión, ha desvelado que "en una reunión dijo que teníamos que estar a los votos y no a traer cosas a sin sentido", y ha lamentado que de ese modo se refería a las iniciativas sobre políticas sociales que propone López, a la que ha mostrado "el doble de sus respetos", pues ha recordado que compatibiliza su cargo como diputada con su trabajo como sanitaria. "Que venga una persona de Madrid, que no tiene ni idea de Castilla-La Mancha, que conoce Castilla-La Mancha de visita y diga que aquí tenemos que estar a los votos y no a presentar mociones, a nosotros que nos han elegido parar mejorar la vida de los castellano-manchegos, es que se me hace un nudo en el estómago", ha espetado Ruiz.

"Inés, antes de asumir el liderazgo, tuvo una reunión con los secretarios de Organización autonómicos, entre los que me encontraba. Nos vendió un proyecto más abierto, que escucharía más a las bases y los cargos territoriales, y nos mintió", ha denunciado Ruiz en CMM, que ha acusado a la actual cúpula nacional de "cargarse el partido desde dentro".

"No hay nadie con cerebro al mano de las operaciones. La moción de censura fallida de Murcia y la consecuencia de las elecciones en Madrid ha sido una cosa de niños que querían jugar a la política, que es como una partida de ajedrez. Carlos Cuadrado (número dos de Arrimadas) sabe como mover el peón y el alfil pero se ha ido a jugar con Iván Redondo (jefe de gabinete de Pedro Sánchez), que es Kaspárov", ha asegurado.

Una bronca "con muy malas formas" 

"Hay que tener la cara muy dura para echar la culpa a Albert (Rivera) del fracaso de las elecciones catalanas o de lo de Murcia. No se puede decir que la culpa es del PP y del PSOE, que son muy malos. Reconoced que la hemos cagado y seguimos trabajando, pero son incapaces de eso (...) A lo mejor había que elegir una nueva directiva, pero Arrimadas, Cuadrado y Espejo no se mueven de su asiento", ha añadido Ruiz, que ha contado una anécdota con la que, a su juicio, se evidencia la falta de democracia interna en el partido.

"Carlos Cuadrado me echó una bronca fuera de todo lugar, con muy malas formas, porque desde Castilla-La Mancha enmendamos un artículo de los estatutos del partido ya que creíamos que se iba a cargar las agrupaciones en las poblaciones pequeñas, que es lo que ha pasado. Se me citó a capítulo y se me puso como a un auténtico rebelde. Hubo llamadas de teléfono, presiones y pense que de qué cojones iba todo esto", ha asegurado Alejandro Ruiz, que ha añadido que "decepciona verte como el resto de los partidos, con gente apuñalando, trepando, peloteando y sin asumir responsabilidades".

No fichará por el bipartidismo

Por ello, el hasta ahora diputado regional por Guadalajara asegura que no tiene la sensación de irse sino de que le han echado. "Cuando sientes que no te estás ganando el sueldo, que no estás aportando lo que querías aportar, te vas y no pasa nada. Si estoy es para trabajar y no para tocarme las narices, así que volveré a la empresa privada con una economía más perentoria pero con una vida más satisfactoria", ha dicho en relación a su abandono de la política y su vuelta al ejercicio de la abogacía.

Y es que Ruiz asegura que no va a "hacer un Toni Cantó" y que no va a fichar ni por el PP ni por el PSOE. "Tal y como está la política concebida hoy no me planteo volver. Me afilié a Cs porque odiaba al bipartidismo, al que sigo considerando uno de los problemas de este país, y yo no puedo ser cómplice de eso. Estoy en el centro, sigo centrado y si alguna vez hay un partido que convence y que no se comporta como se está comportando Cs a lo mejor me vuelvo a enganchar a la política, pero mucho mucho tendría que cambiar la para que no volviera", ha explicado.

Pide a Picazo que ejerza su liderazgo

Alejando Ruiz, además, deja Ciudadanos convencido de que la albaceteña Carmen Picazo es "la mejor líder que el partido puede tener en Castilla-La Mancha", pero sobre ella ha asegurado que "tiene que asumir ese liderazgo y dar una puñetazo en la mesa". "Si desde Madrid le dicen una barbaridad no tiene que hacerla. En ese sentido hay que tirar de terruño y de los conocimientos que tiene de las necesidades de Castilla-La Mancha. Ella es una persona muy implicada que tendría que asumir su liderazgo al margen de las instrucciones que vengan de Madrid, sobre todo cuando se contradigan con los intereses de Castilla-La Mancha", ha insistido, recordando que tanto en España como en la región sigue siendo necesario "un partido de centro" ya que "la polarización nos hace muy mal a los españoles".

Por último, Alejandro Ruiz ha considerado que los pactos de Ciudadanos con el PSOE en los ayuntamientos de Ciudad Real y Albacete no deberían correr peligro aunque la formación liderada por Arrimadas haya "demostrado no ser un partido de palabra en Murcia y en la Comunidad de Madrid". "Creo que Cs en Castilla-La Mancha sí es un partido de palabra y defiendo la honorabilidad de mis compañeros", ha añadido, recordando que el acuerdo con el PSOE "se cerró hace dos años y hay que cumplirlo".

"He escuchado a Perea, coordinador provincial en Albacete, decir que ahora los afiliados tienen que decidir. Pero que no se haga líos porque aquí no hay condicionales; el único es que en la fecha pactada te vas y punto", ha señalado en referencia a los traspasos de poderes previstos para el próximo mes de junio, cuando en Albacete Vicente Casañ (Cs) cederá la alcaldía a Emilio Sáez (PSOE) y en Ciudad Real Pilar Zamora (PSOE) entregará el bastón de mando a Eva María Masías (Cs).

Compartir