JAVIER BIOSCA HA SIDO DETENIDO Y RESPONDERÁ ANTE LA AUDIENCIA NACIONAL

Cientos de afectados en toda España por la presunta estafa de un falso bróker toledano

En un entorno de bajos tipos de interés, la gran rentabilidad que han proporcionado durante los últimos años algunas criptomonedas a los inversores ha llevado a muchas personas con escasa formación financiera a destinar parte de sus ahorros a un mercado en el que no es oro todo lo que reluce. Cientos de ellas, más de 600 según los primeros cálculos, confiaron en el falso bróker Javier Biosca García y su familia, residentes en la localidad de Torrijos (Toledo), para gestionar la adquisición de bitcoin, ethereum o litecoin.

El toledano, que bajo la sociedad Algorithmics Group -de la que la Comisión Nacional del Mercado de Valores alertó en diciembre de 2020 que no estaba autorizada para prestar servicios de inversión- ofrecía rendimientos de hasta el 25 % semanal, fue detenido el pasado domingo en la provincia de Málaga después de que la Audiencia Nacional dictase contra él una orden internacional para dar con su paradero tras admitir a trámite el pasado 4 de mayo una denuncia de los afectados, que se han constituido en plataforma y se mantienen en contacto a través de las redes sociales. Están repartidos por toda España y no cuentan con un perfil concreto.

Sus ahorros habrían permitido a Biosca y familia (su hijo Sergio Biosca y su mujer Paloma Gallardo) acumular criptomonedas por valor de 280 millones de euros. A los primeros inversores, la trama le entregó las rentas prometidas, lo que hizo que estos recomendaran a “allegados y familiares” que también invirtieran a través del falso bróker. Así, el número de clientes pasó “rápidamente” de 30 a centenares, según informa El País. Por su parte, El Diario asegura que el propio Biosca informaba a través de mensajes de WhatsApp de los retornos de la inversión (por ejemplo: "tu inversión de 103.375 euros ha producido 10.337 euros euros") y preguntaba al inversor qué quería hacer ("¿Qué deseas hacer, reinvertir, recuperar beneficios o recuperar parte?"). Al ver las altas rentabilidades, la gente decidía reinvertir en la mayoría de los casos. Las aportaciones se hacían tanto en dinero normal, a través de transferencia bancaria o en mano, como en criptomonedas. 

Según el relato de los afectados, recogido por el periódico de Prisa, a lo largo de los primeros meses del año 2020 se dieron las primeras situaciones de irregularidad e incumplimiento por parte del entramado familiar, que en un primer momento comunicó a sus clientes que reducía el porcentaje de los beneficios prometidos a menos del 10 %. Esta situación se fue agravando hasta que, en octubre de 2020, el chiringuito financiero bajo la marca de Algorithmics Group dejó de abonar las cantidades prometidas.

Antes de promocionarse como bróker, Biosca -del que destacan sus dotes de convicción- fundó en 2001 una empresa de ferretería junto a su mujer en otro pueblo de Toledo, Fuensalida. Años más tarde, se puso al frente de una agencia de marketing online en Torrijos. El abogado que lleva una de las querellas, Juan Carlos Gómez León, asegura que el perjuicio que ha generado a sus representados asciende a más de un millón y medio de euros. Por otro lado, la Fundación Zaballos (liderada por la letrada Emilia Zaballos) calcula que el perjuicio de sus representados en esta causa podría sobrepasar los cuatro millones de euros.

Ahora Biosca ya ha sido puesto a disposición judicial y el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz le tomará declaración este martes en calidad de investigado por presuntos delitos de estafa, blanqueo de capitales y organización criminal. Esta es la que es la primera gran causa en España relacionada con el mundo de las criptomonedas.

Compartir