PSOE Y CS POR UN LADO; PP POR OTRO

Las Cortes regionales se parten en el debate sobre la armonización fiscal

El Gobierno de Castilla-La Mancha, el PSOE y Ciudadanos (Cs) han expresado este jueves su apoyo a la armonización fiscal que el PP ha criticado y rechazado de manera frontal en el pleno de las Cortes regionales.

El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha intervenido en este punto del orden del día de la sesión plenaria, relativo a la incidencia para Castilla-La Mancha de la propuesta de armonización fiscal, presentado por el grupo popular, y ha pedido un debate "sosegado y sin caer en la demagogia ".

Ruiz Molina ha defendido que la armonización fiscal es "uno de los pilares que ha de sustentar el nuevo modelo de financiación autonómica para que sea más justo y equitativo", además de que es "la base de la cohesión tributaria imprescindible para la cohesión social en España".

Asimismo, ha sentenciado que "no se puede vincular ni a la subida ni a la bajada de impuestos" porque el significado de armonizar supone que la futura Ley de armonización fiscal sea una "herramienta de coordinación fiscal" con los objetivos de avanzar en un modelo tributario que permita a los ciudadanos contribuir en función de su capacidad económica y no del territorio en el que residan, garantizar el principio de igualdad de oportunidades y hacer efectivo el principio de solidaridad interterritorial.

Además, el titular regional de Hacienda ha afeado al PP que tilde de "atraco fiscal" lo que hasta el momento es solo un anuncio y por tanto "no existe texto alguno criticable", y que intente trasladar a los ciudadanos que el Gobierno regional aprueba leyes tributarias que suben los impuestos porque no es cierto.

Con todo, Ruiz Molina ha incidido en que la armonización fiscal "no es un debate ni de la izquierda ni de los socialcomunistas como sostiene el PP", sino que es un debate a nivel internacional y nacional donde los expertos la recomiendan, así como ha recordado que el Gobierno de España ha constituido un grupo de expertos para la reforma del modelo tributario que incluye la armonización y ese es el motivo por el que no se ha redactado la propuesta de Castilla-La Mancha.

También ha señalado que representantes de PP y Cs se han mostrado a favor de la armonización fiscal y ha lamentado que algunas comunidades autónomas como Madrid se permiten "determinados lujos fiscales" por su condición de capitalidad, por quedarse con los grandes contratos públicos de la Administración y porque las grandes empresas tienen allí domiciliadas fiscalmente sus sedes, lo que supone una "competencia desleal" y la "merma" de los recursos para otras regiones.

Por parte de los grupos parlamentarios, el portavoz de Cs, David Muñoz, ha manifestado que su formación está "a favor de la armonización fiscal, pero que sirva para favorecer a la clase media y trabajadora y no para sablear a impuestos", lo que a su modo de ver pasa por bajar impuestos "injustos" como el de sucesiones y donaciones o el de patrimonio, los cuales ya se han bonificado en las comunidades autónomas en las que Cs forma parte del Gobierno como Castilla y León y Andalucía.

En su propuesta de resolución, Cs ha planteado que las Cortes se reafirman en la necesidad de afrontar una reforma del sistema de financiación autonómica, de aumentar el peso de la variable relativa a la dispersión de la población, que cualquier reforma del sistema de financiación autonómica sea debatida y negociada entre todas las comunidades y el rechazo a cualquier iniciativa legislativa que reduzca la autonomía financiera para aumentar la carga fiscal.

De su lado, el presidente del grupo popular, Paco Núñez, ha insistido en que con su propuesta de armonización fiscal el Ejecutivo de Emiliano García-Page pone sobre la mesa una subida de impuestos y una "Ley de atraco fiscal", y ha considerado que Castilla-La Mancha no ha redactado ese texto porque sabe que es "inconstitucional" y está esperando al pacto para los Presupuestos Generales del Estado del Gobierno con Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) que marque la Ley de armonización fiscal.

El grupo popular rechaza, en su propuesta de resolución, la propuesta de armonización fiscal porque considera que plantea una subida "generalizada e indiscriminada" de impuestos, así como manifiesta su "total discrepancia" con toda fórmula de armonización fiscal que implique vulneración del principio de autonomía financiera y, entre otras cosas, insta a la bajada de los distintos impuestos cedidos.

Por parte del grupo socialista, su presidente, Fernando Mora, ha recordado que el Parlamento autonómico votó por unanimidad en septiembre de 2019 una resolución que recogía la necesaria armonización de los tributos, y ha coincidido con el consejero de Hacienda en que Castilla-La Mancha y Madrid no pueden compararse en materia fiscal, al tiempo que ha aseverado que esta región "necesita recursos y no trampas".

La propuesta de resolución al debate presentada por el PSOE plantea que las Cortes insten a los partidos a mantener unidad de criterios a la hora de conseguir un sistema de financiación justa para Castilla-La Mancha, que reconozcan el "gran acierto" de la política fiscal y económica del Gobierno regional, y que éste continúe reclamando al Ejecutivo central que abra el proceso de negociación para establecer un sistema "justo y solidario para todas las comunidades autónomas". 

Compartir