CATALUÑA EN LA QUE MÁS

El coronavirus se resiste a abandonar las residencias de Castilla-La Mancha: dos fallecidos esta semana

Imagen de recurso Imagen de recurso

La vacuna contra la covid-19 sigue frenando los contagios y las muertes en las residencias de mayores, pero aún se registran fallecimientos. Así, en la última semana se han registrado once muertes, con Cataluña a la cabeza, con cuatro, seguida por Castilla-La Mancha y el País Vasco, con dos cada una.

Son datos de la semana del 3 al 9 de mayo, según el informe que comenzó a publicar el Imserso a principios de marzo y que se actualiza cada viernes con la información aportada por las comunidades autónomas.

Además de los cuatro ancianos muertos en Cataluña y los dos de Castilla-La Mancha y País Vasco, se ha registrado otra defunción en Aragón, otra en Castilla y León y otra en la ciudad autónoma de Melilla.

De acuerdo al informe, también en una semana los contagios han subido hasta los 71 en la residencias de ancianos, una cifra que se eleva a 75 si se añaden a esas residencias los centros de personas con discapacidad y otros alojamientos de servicios sociales.

De todos modos, frente a los datos de enero, antes de que se empezara a administrar la segunda dosis y cuando se diagnosticaron 4.916 contagios, un mes después ya eran sólo 202 los contagios, descendiendo a 111 en la última semana del mes de febrero y hasta los 75 actuales en todos los centros residenciales.

En lo que va de año se han contagiado 18.636 personas en los centros residenciales, de las que 16.929 corresponden a centros de mayores.

Ocho fueron las comunidades autónomas en las que no hubo un solo contagio la pasada semana en las residencias de mayores: Asturias, Baleares, Canarias, Comunidad Valenciana, Extremadura, Murcia, Navarra y La Rioja, además de en Ceuta y Melilla.

Por el contrario, se registraron 22 en Madrid, 15 en Cataluña, 8 en Aragón, 8 en Cantabria, 6 en Castilla y León, 5 en Galicia, 4 en Castilla-La Mancha, 2 en Andalucía y 1 en País Vasco.

El número de fallecidos desde el 1 de enero de este año hasta el 9 de mayo es de 3.893 (20,9 por ciento de tasa de letalidad) en todos los centros residenciales, de los que 3.794 fallecieron en los de mayores.

Y si se contabilizan los fallecimientos desde el 14 de marzo del año pasado, cuando entró en vigor el estado de alarma, los fallecidos en todos los centros que tiene en cuenta el Imserso son 30.238, de los que 29.588 murieron en residencias de ancianos.

Compartir