EXPOSICIONES, CONCIERTOS, RUTAS...

Villaseca prepara un amplio abanico cultural para el V centenario de la batalla de Villalar

El Ayuntamiento de Villaseca de la Sagra conmemora el V centenario de la batalla de Villalar, episodio bélico desarrollado durante la Guerra de las Comunidades de Castilla (1520-1522), con una serie de actividades que recordarán el papel que desempeñó la localidad toledana en el levantamiento armado de los conocidos como comuneros. 

Exposiciones, conciertos, rutas, jornadas gastronómicas, ‘vídeo mapping’ y recreaciones históricas enmarcarán este crucial hecho en la localidad con una amplia programación de actividades de promoción cultural.

En los meses de mayo y junio se realizará un vídeo promocional del evento cultural, se presentarán las actividades y se llevarán a cabo unidades didácticas en centros educativos; en julio y agosto, se hará un vídeo educativo y un recreación de la época, además de un mercado artesanal y un 'vídeo mapping'; en septiembre y octubre, tendrán lugar conciertos de música de la época, se expondrá un documental y se realizarán unas jornadas gastronómicas históricas y,  por último, en noviembre y diciembre se celebrará el Congreso Internacional “V centenario los comuneros en Villaseca de la Sagra”.

La Guerra de las Comunidades tuvo en Villaseca de la Sagra un escenario de primer orden, un papel transmitido de generación en generación como seña de identidad. Con este programa de actividades se pretende que los más jóvenes conozcan que su pueblo fue un importante escenario en el devenir de la contienda, además de impulsar el turismo de una localidad que cuenta con un riquísimo y cuidado patrimonio monumental, digno de ser visitado, creando para ello diferentes recorridos destacados con paneles informativos ubicados en cada uno de sus monumentos declarados como Bienes de Interés Cultural.

Un poco de historia

Hace 500 años se puso fin a la Guerra de las Comunidades de Castilla, que enfrentó al rey Carlos I de España con los comuneros. El descontento hacia un rey extranjero provocó la rebelión de ciudades como Toledo, Segovia, Salamanca o Ávila, con Juan de Padilla, Juan Bravo y Francisco Maldonado como cabecillas. 

El obispo Acuña incendió Villaseca y atacó el cerro del Águila con el fin de apresar a Juan de Silva y Ribera, partidario del monarca Carlos I y huido de Toledo a esta villa.  Este hecho quedó grabado para el recuerdo en el escudo de la localidad. 

Terminada la revuelta, con los líderes comuneros ajusticiados y con el triunfo del joven rey, Juan de Silva y Ribera fue recompensado por su fidelidad a la causa real dictaminando que Villaseca fuese reconstruida y el Palacio, sede del actual edificio consistorial, se levantara de nuevo con los materiales de la casa toledana demolida del líder comunero Juan de Padilla.

Como colofón, en años posteriores le fue otorgado a Juan de Silva y Ribera el  título de Marqués de Montemayor.

Compartir