Hora y media de preguntas al exjefe de seguridad de Cospedal y una sola respuesta

Gómez Gordo en una imagen de archivo Gómez Gordo en una imagen de archivo

El inspector Andrés Gómez Gordo, que fue asesor de María Dolores de Cospedal, ha defendido "la absoluta legalidad de cualquier actuación" que se le atribuye en la Operación Kitchen en su comparecencia ante el Congreso, aunque no ha dado más detalles al negarse a responder por consejo de su abogado.

Gómez Gordo ha declarado este miércoles en la comisión de investigación de la Operación Kitchen, urdida supuestamente por el Ministerio del Interior en 2013 para espiar al extesorero del PP Luis Bárcenas, pero ha rechazado una y otra vez responder a las preguntas de los diputados para no perjudicar su situación judicial.

Gómez Gordo está imputado en la pieza que investiga la operación en la Audiencia Nacional después de que el exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía Enrique García Castaño, 'el Gordo', afirmara al juez que el inspector recibió documentación del exchófer de Luis Bárcenas Sergio Ríos que previamente éste había sustraído al extesorero.

Ante la comisión, Gómez Gordo se ha negado a contestar a todo tipo de preguntas y solo ha afirmado: "En sede judicial he declarado y defendido la absoluta legalidad de cualquier actuación que se me atribuye".

"La investigación judicial está secreta, está presente mi abogado y, por expresa indicación de mi letrado, no tengo más remedio, a mi pesar, de acogerme a mi derecho a no declarar, para no perjudicar mi situación en el proceso penal ni la investigación", ha afirmado pidiendo "mil disculpas" por sus respuestas.

Hasta el punto de que desde las filas de Unidas Podemos, Vox y ERC le han reclamado que no se disculpara ya más. Así, durante cerca de una hora y veinte minutos la sesión ha sido un monólogo de preguntas y reflexiones lanzadas por los portavoces de los grupos que solo han obtenido el silencio o la misma frase del compareciente: "No voy a contestar".

Eso sí, en varias ocasiones se ha remitido a sus declaraciones en sede judicial y a que la comisión pueda tener acceso a ellas a través de su abogado si el magistrado lo permite.

Gómez Gordo estuvo vinculado a Francisco Granados como director de Seguridad del Campus de la Justicia antes de que Cospedal lo fichara como director general de Documentación y Análisis de la Junta de Castilla-La Mancha entre 2011 y 2015.

Según el sumario de Kitchen, el inspector participó presuntamente en los pagos con fondos reservados al chófer en 2015 a cambio de espiar a Bárcenas.

Tras este inspector ha declarado el comisario jubilado Juan Antonio González García, que participó en la detención del exdirector de la Guardia Civil Luis Roldán en 1995, además de fundar la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía e iniciar la investigación del caso Gürtel en 2007.

González García ha recordado que fue cesado a principios de 2012 cuando Mariano Rajoy llegó a la presidencia y que, por tanto, no sabe nada de la Operación Kitchen ni de los papeles de Bárcenas, que fueron posteriores.

Según ha reconocido, los gobiernos cambian la cúpula policial cuando llegan a la Moncloa y, en su caso, no le dieron más explicación al respecto.

Buena parte de las preguntas se han centrado en su investigación de la trama Gürtel, cuyas pesquisas inicio a raíz de las denuncias de un concejal de Majadahonda (Madrid) y que tardó un año en llevarla a la Fiscalía. "Hasta que no lo teníamos muy seguro no fuimos a la Fiscalía Anticorrupción", ha asegurado.

Ha recordado algunas de las presiones que recibió de miembros del PP como Francisco Álvarez Cascos, que le llegó a acusar de ser un "sicario de Rubalcaba" y de formar una "camarilla policial" dedicaba a falsificar pruebas.

Fue el motivo por el que pidió al ministro que le cesara y le "mandara a otro lado".

"Me dijo: 'Pero si tú no eres de los nuestros'", ha recordado sobre la respuesta de Rubalcaba, ya que, ha añadido, él no era "miembro del PSOE ni de nada".

Como estas situaciones, ha confesado, ha vivido "muchas". "En esta, en la de Roldán, en todas las (investigaciones) en las que hay personas de relevancia social, pasan siempre estas cosas", ha lamentado. 

Compartir