DECLARACIONES DE HUGO MORÁN

El secretario de Estado asegura que los planes del Gobierno no pasan por suprimir el trasvase

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, ha asegurado este jueves que el Gobierno central no prevé "en ningún caso" suprimir el trasvase Tajo-Segura, al tratarse de una infraestructura que abastece de agua de boca a más de 2,5 millones de personas.

"Como país no podemos permitirnos el lujo de prescindir de una infraestructura de estas características, y mucho menos cuando vamos a escenarios provocados por el cambio climático, que requieren que el país disponga de todas las herramientas a su alcance para evitar que se produzcan situaciones de desabastecimiento", ha dicho Morán.

En declaraciones a Onda Regional de Murcia recogidas por Europa Press, el secretario de Estado de Medio Ambiente, cargo adscrito al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), ha insistido en que reducir de 38 a 27 hectómetros cúbicos el caudal máximo a trasvasar del Tajo al Segura es una decisión de carácter técnico.

En este sentido, ha asegurado que, según los informes, "no sería razonable nunca estar por encima de los 30 hectómetros cúbicos, con lo que se ha situado en 27", una cifra que "en ningún caso" supone una detracción de 70 hectómetros. "Conviene no confundir a la ciudadanía con datos que no se ajustan a la realidad", ha dicho al respecto.

Morán ha apuntado que en la anterior modificación de las reglas de explotación del trasvase, en 2013, el equipo técnico ya advirtió al Ministerio que incorporar al nivel 2 un volumen automático de agua de más de 30 hectómetros "era asumir un riesgo muy elevado de insostenibilidad".

Ante esta recomendación, el Ministerio, "por alguna razón que no voy a juzgar", mantuvo los 38 hectómetros cúbicos, algo que en estos momentos no ve factible porque desde entonces "ha ido creciendo el impacto del cambio climático y, por lo tanto, disminuyendo las aportaciones a los embalses de cabecera".

"El sistema está prácticamente el 50% del tiempo en situación excepcional", ha apuntado el secretario de Estado, quien ha recordado que en 2017 "el sistema estuvo once meses seguidos en situación de trasvase cero por la presión que se ejerció en cabecera, sumada a un periodo largo de sequía".

Morán ha defendido que con esta reducción de caudal "vamos a tener siempre los embalses de cabecera con un volumen almacenado razonable" y, además, ayudará a la cuenca demandante a cubrir los dos usos principales --agua de boca y para regadío-- "al no entrar el sistema tan a menudo en situación excepcional".

"El agua más cara es la que no se tiene"

Preguntado por las críticas sobre el precio del agua desalada, Morán ha asegurado que "el agua más cara es la que no se tiene", y que España, por sus características, es "muy vulnerable" al estrés hidrológico. Al hilo, ha aseverado que las empresas del país son punteras en la exportación de tecnología para la desalación, por lo que "si somos apreciados por esta capacidad de gestión hidrológica fuera de nuestro país, no podemos despreciarla dentro".

En este punto ha señalado que uno de los elementos que más ha condicionado la desalación es el coste de la energía, un sector que, no obstante, "ha experimentado una evolución espectacular" marcada también por los beneficios de la fotovoltaica, que "nos aproxima a escenarios que pueden perfectamente competir con el precio medio con otros recursos".

A su juicio, el "salto" que se debe dar ahora es hacia el binomio 'gestión del agua-energía", y para ello es necesario que los precios de la energía se adapten. En cualquier caso, ha insistido en que el porcentaje de aumento está "a años luz" del 30% o el 40%, y se sitúa por debajo del 10%.

Tras lamentar que el agua haya sido utilizada para hacer campaña política, ha apostado por el diálogo y un "uso adecuado de los argumentos". "Un territorio u otro se siente agredido o menosprecio en función de las expresiones que se utiliza desde el otro lado. Todos tenemos que contribuir a mejorar ese espacio de convivencia", ha apostillado.

Junto antes del término de la entrevista ha querido dedicar la canción 'Chalaneru' a su "amigo" Lucas Jiménez, presidente de SCRATS. "Más allá de que tenemos puntos de vista a veces no coincidentes sobre este tema, hemos conseguido labrar una buena amistad, que es lo que importa a fin de cuentas", ha precisado.

Compartir