LOS OPTENSES PRESUMEN DE SU GENTILICIO

El gentilicio más curioso de Castilla-La Mancha, en el cupón de la ONCE

Los optenses presumen de gentilicio en el cupón de la ONCE del domingo, 25 de abril, dentro de la serie que la organización dedica a los gentilicios más curiosos. De esta forma, cinco millones y medio de cupones difundirán por toda España a quienes habitan en la localidad conquense de Huete.

El delegado territorial de la ONCE en la región, Carlos Javier Hernández; el director de la agencia de la ONCE en Cuenca, Javier Martínez; el alcalde de Huete, Francisco Domenech, y al gerente de la lavandería Ilunion en Huete, Lourdes Cebrián, han presentado este cupón que está ilustrado con una fotografía del claustro antiguo del Convento de Jesús y María.

La ciudad de Huete se encuentra enclavada en las faldas de un cerro denominado El Castillo. La historia de la ciudad comienza en la antigua Opta romana, de donde viene su gentilicio, enclave de población destacable dentro del territorio y que estaba situada en un importante eje de comunicación, ha informado la ONCE en nota de prensa.

Tras el asentamiento de los árabes, Huete pasa a manos cristianas hacia el año 1150. En el pacto de los Toros de Guisando de 1468 se estipuló que Huete pertenecería a la futura soberana, pero el duque de Huete no permitió que sus representantes tomaran posesión de la ciudad. En 1476 las tropas de los Reyes Católicos tomaron la ciudad incorporándola de nuevo al realengo. Estos soberanos le otorgaron a la ciudad el tratamiento de Noble y Leal el 28 de febrero de 1477.

Huete ofrece al viajero un gran patrimonio arquitectónico. Se pueden observar monasterios, conventos e iglesias; así como importantes ejemplos de arquitectura civil. Así, destacan el Monasterio de la Merced, el Antiguo Convento de Jesús y María, actual Museo de Fotografía de la Fundación Antonio Pérez.

También hay que señalar la Torre del Reloj, emblema de Huete, y el Pósito Real, donde se desarrolla un programa de interpretación de la Apicultura alcarreña. Y también la Casa Palacio Conde de Garcinarro.

Compartir