Emprendedor.es

El periódico de economía de Castilla-La Mancha


BOE Info concurso

DAÑOS POR LAS BAJAS TEMPERATURAS Y EL FRÍO

Pérdidas de hasta el 80% en frutales de Castilla-La Mancha por lo ocurrido el pasado fin de semana

Imagen de archivo Imagen de archivo

Los técnicos de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) de Castilla-La Mancha están esta semana visitando distintas parcelas de agricultores afectados por las bajas temperaturas del fin de semana que han dejado daños de diversa índole.

Los técnicos de la organización agraria se han desplazado a diversas zonas siniestradas, visitas en campo, para determinar el grado de afección tanto en los cultivos de almendro como en frutales. En concreto, se puede hablar de daños entre el 60 y el 80% en la cosecha de frutales, como el albaricoque en la comarca de Hellín, "todo ello dependiendo de las distintas explotaciones, claro, porque hay algunas zonas en concreto que se han escapado".

Según ha explicado UPA en un comunicado, el fin de semana dejó en Castilla-La Mancha, y en el resto de España en general, una bajada de temperaturas más que destacable que repercutió de manera diversa en distintas zonas y cultivos.

En concreto, tal y como ha explicado el responsable de Seguros Agrarios de UPA en Castilla-La Mancha, Pedro González, se están visitando zonas del sureste de Albacete y la manchuela conquense y albaceteña, donde los daños por las bajas temperaturas del fin de semana han afectado tanto a frutales como al almendro.

Al respecto del cultivo de almendro, el daño es distinto según las variedades. Así, dependiendo de su nivel de floración, las variedades más abiertas como la marinada o la soleta, han sufrido bastante daño; mientras que la variedad vairo (que se encuentra a medio florecer) y la penta, más tardía, se confía en que los daños tengan menos repercusión y queden minimizados.

Asimismo, en otras zonas de la provincia de Toledo, o la manchuela conquense y albaceteña, existen numerosas parcelas con mucho daño, similar a lo que ha sucedido en el sureste albaceteño como Hellín, Tobarra o Pozohondo. Daños derivados de situaciones climáticas sobrevenidas que generan un daño tremendo, "que ahora nos toca cuantificar con el trabajo en el campo", porque hay importantes variaciones según las zonas.

Desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha se anima a todos los agricultores a formalizar un seguro agrario; la única herramienta eficaz cuando los elementos climatológicos adversos pueden acabar con el trabajo de todo un año.

Compartir