Buenos Humos

Buenos Humos


Pedro A. López Gayarre

Toledo del Caudillo

Decía Andrés Trapiello, tras escribir su imprescindible Las armas y las letras. Literatura y Guerra Civil, que los escritores del bando franquista habían ganado la guerra y la habían perdido en los manuales de Literatura. Durante años, no ya escritores como Agustín de Foxá o Rafael Sánchez Mazas, indudablemente “franquistas pata negra”, fueron ninguneados y borrados de la historia de la literatura  contemporánea, sino que otros de un indudable pedigrí republicano y sin ninguna sospecha de franquistas, como es el caso sangrante de Manuel Chaves Nogales, fueron borrados del canon que la progresía impuso a partir de los años sesenta, y no digamos tras la Transición.

Andrés Trapiello ha contado bien, en los sucesivos prólogos a una obra que cualquier buen aficionado a la Literatura española debe conocer, el precio que ha pagado por su osadía ante los tribunales de la Santa Progresía encargados de expedir carnets de fachas y de demócratas. El remate a su experiencia fue su paso por el Comisionado de Memoria Histórica de Madrid que ha contado en diversos artículos de prensa y sigue contando en esa novela en marcha que es el Salón de pasos perdidos. Después de los disparates, vividos y narrados por Trapiello en aquella comisión, uno creía que era muy difícil, sino imposible, superar el grado de ignorancia, sectarismo y mala fe, de esa izquierda que después de ochenta años no tiene otro objetivo que ganar la guerra a la manera de algunos de aquellos escritores frustrados.

No pasa día sin que esa izquierda sectaria lo intente, y de la medida de lo que es capaz es buena muestra lo ocurrido en el Ayuntamiento de Palma de Mallorca, donde un alcalde del PSOE, perteneciente a una de esas variantes en las que se transmuta el partido obrero y español cada vez que es necesario aplicar la fórmula Zapatero-Sánchez, “como sea”, ha metido en el mismo carro franquista a los almirantes del siglo XVIII y XIX, Churruca, Gravina y Cervera con la así mismo franquista ciudad de Toledo, que ya se sabe que de Recaredo acá, todos franquistas y del Caudillo.

Es significativo que la única voz que ha se ha alzado en el PSOE contra el dislate y la mala fe, que no ignorancia de sus compañeros de partido, sea la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón. Seguro que García-Page también lo hará, si no lo ha hecho a la hora en la que escribo estas líneas… más allá los silencios retumban. Es el tipo de historia que quieren imponer y que tan bien le vienen a los extremos que pretenden enfrentar. Una izquierda irresponsable y capaz de cualquier cosa por un Ayuntamiento.

Me temo que la cataplasma con la que Milagros Tolón ha pretendido salvar la cara, no cuela para la mayoría de los toledanos. 

Compartir