Confidencial

Confidencial


Eusebio Cedena

Palmas en la catedral de Toledo para Page, Tolón y Puy du Fou

Page, Tolón y Villiers con sus palmas en la misa del Domingo de Ramos en la Catedral de Toledo Page, Tolón y Villiers con sus palmas en la misa del Domingo de Ramos en la Catedral de Toledo

Lo decía un compañero viendo la foto institucional del Domingo de Ramos en la Catedral: "No todos los franceses vienen últimamente a lo mismo a España". Se refería a la presencia en el templo primado, junto a las primeras autoridades regionales y locales, del presidente de Puy du Fu, Philippe de Villiers, el imaginativo y audaz empresario galo que ha convertido su sueño de hace años en uno de los mejores parques temáticos del mundo, y el segundo más visitado de Francia, después del imbatible Disneyland Paris. 

Philippe de Villiers estuvo el sábado, como no podía ser de otra forma, en la reapertura de Puy du Fou España en Toledo y allí hizo de anfitrión de las 4.000 personas que asistieron a lo largo del día a tan destacado acto inaugural después del esfuerzo que la empresa ha realizado para tener todo a punto en un marco tan desfavorable como ha sido el año de la pandemia de coronavirus. Como buen conservador y hombre de arraigadas creencias religiosas, Villiers celebró el Domingo de Ramos asistiendo en la Catedral toledana al oficio religioso celebrado por el arzobispo de la diócesis, monseñor Francisco Cerro Chaves, y en compañía del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y la alcaldesa de la ciudad, Milagros Tolón, dirigentes del PSOE que nunca han ocultado su condición de creyentes. 

Con un aforo reducido en orden a cumplir las normas impuestas para la prevención del Covid-19, se hacían más visibles de lo habitual las autoridades presentes. Lo que ha llamado la atención de muchos ciudadanos ha sido la presencia destacada entre dichas autoridades de Philippe de Villiers, sin darse cuenta de que el empresario francés es el dueño de una parte de Toledo por la que, si todo resulta según lo proyectado, pasarán diariamente miles de personas. Cuando la situación sanitaria se normalice deberán visitar cada mes Puy du Fou un número de gente mayor que el que vive habitualmente en la capital castellano-manchega, lo que sitúa al presidente del parque en uno de los personajes destacados de una ciudad que desde hace años tiene en el turismo una de sus principales fuentes de ingreso. 

Con Puy du Fou debe haber un antes y un después en la actividad turística de Toledo que influirá en una mayor creación de empleo y de negocios y en la multiplicación de visitantes. Y todo ello gracias a la vena emprendedora de Philippe de Villiers, que se ha llevado la palma del Domingo de Ramos toledano de 2021.

Compartir