Confidencial

Confidencial


EDCM

Revuelo en un colegio de Toledo por añadir supuestamente puntos a niños por disfrazarse de niñas

En un colegio de Toledo, del que por el momento nos reservamos el nombre, hay cierto revuelo entre padres de alumnos porque al menos una de las profesoras se había propuesto subir la puntuación de un trabajo a los niños que lo presentaran disfrazados de niñas o con algún detalle femenino.

Una de las madres ha interpelado a la consejera de Educación, Cultura y Deportes, Rosa Ana Rodríguez, a través de las redes sociales preguntando a la “señora consejera” “¿por qué desde el colegio Público ---- de Toledo, nos tienen que mandar el programa de actividades del ayuntamiento para el 8M? ¿Qué interés educativo me proporciona ese panfleto?”. Y ha añadido al hilo: “¿Por qué desde el colegio se tiene que celebrar este día, haciendo que los niños se sientan discriminados y siendo obligados a realizar un trabajo SOLO de mujeres influyentes? ¿Acaso no hay padres que están ejerciendo de madre y padre, a la vez?”. Y ha concluido: “Soy mujer, madre y educadora los 365 días del año, lo que he conseguido ha sido por méritos propios, no he necesitado de ningún macho alfa. Por lo que la ruego que de las órdenes oportunas para que no se vuelva a producir”.

Esta misma madre ha contado en un grupo de WhatsApp que su hijo salió del colegio diciendo “que el trabajo lo había expuesto en clase, y que la profesora les había dicho que para el 8M si lo exponían se tenían que disfrazar de mujer, y así subirían un punto en la evaluación”. La madre escribió primero a la tutora, que “no tenía ni idea, y ella me recomendó que hablara con la profesora”.

En un primer correo a la profesora, la madre le comunicó que no salía de su asombro y que necesitaba que le explicara el porqué de tener que disfrazarse de mujer para exponer el trabajo realizado sobre el 8-M, “claro está 'voluntariamente' y subir un punto. Lo veo una discriminación total hacia los niños”.

La profesora contestó que todos los niños y niñas de ese curso expusieron su trabajo en el aula de forma obligatoria y tuvieron una valoración por ello, que será tenida en cuenta en la calificación final del área. Además, como complemento a este trabajo de aula, se había propuesto que el alumnado que quisiera participar podría exponer su trabajo para el resto de grupos del colegio (de cursos inferiores). Se elaboraría para ello una línea del tiempo con todos los carteles y se ambientaría un espacio para las exposiciones. También habían pedido que se caracterizaran “con algún elemento que les identifique con la mujer a la que van a representar y que hablen en primera persona de su vida”. Se había insistido bastante en ello: un pañuelo, un sombrero o unas gafas podían ser suficientes, y no eran necesarios vestidos de época o pelucas, “pero sí puede llevarlos quien quiera hacerlo”.

Esta última exposición, insistía la profesora, es totalmente voluntaria y el hecho de no llevarla a cabo no penalizaría a nadie: “Sí sería tenida en cuenta ya que implica un trabajo extraordinario y merece ser recompensado”. En cualquier caso, la profesora comunicaba que nunca dijo que fuera a subir un punto a quien la hiciera porque “el sistema de evaluación es bastante más complejo y no se contempla esa opción”.

La madre insistió: “Hola de nuevo, no me has aclarado mucho, pero en fin. Si te diré, que los niños salieron diciendo y no sólo de la clase de 5º que si exponía el trabajo se subiría un punto, que se dijo para motivarlos, lo compro. Pero ahora no vengáis reculando y diciendo que en ningún momento se dijo”. Entiende la madre que la recompensa debe ser para todos por igual, “se disfracen o no, pues como bien me estás diciendo el sistema de evaluación es bastante más complejo. Son más niños y más madres que no están dispuestas. Por ese motivo, por ser niños no tienen que ser discriminados”.

A lo que respondió de nuevo la profesora: “Tal y como solicita, sus observaciones serán expuestas en la próxima reunión de coordinación del Departamento de ---- del centro”.

Y volvió a insistir la madre: “Buenos días, quedo a la espera de sus noticias y si no le importa la iré preguntando sobre los acuerdos que han llegado desde el Departamento ---“.

No ha tenido más respuestas, pero ese mismo día “la directora del colegio nos envió un correo con el programa de actividades del Ayuntamiento” para la celebración del Día Internacional de la Mujer, lo cual también lamenta esta madre y es lo que le ha llevado a pedir explicaciones públicas a la consejera de Educación a través de la redes sociales, donde tampoco han contestado a sus preguntas.

Compartir