Confidencial

Confidencial


EDCM

Hace meses denunciamos la injusticia cometida con Antonio López: ahora es irremediable

El diputado toledano Antonio López ha muerto la madrugada de este jueves a los 63 años de edad dejando tras de sí varias lecciones y una injusticia. Una de las lecciones ha sido la entereza y la forma en que ha afrontado la dura enfermedad que ha acabado con él. El tiempo más favorable entre ciclo y ciclo de quimioterapia lo ha aprovechado para seguir entregado a lo que más le ha apasionado toda su vida: La política. Otra de las lecciones es la nobleza con la que ha sabido afrontar las falsas denuncias y a los que las han aprovechado dentro de su partido para quitarle de en medio. Ayer un buen número de cargos institucionales y orgánicos de los distintos partidos mostraron sus condolencias por la pérdida de este diputado que llegó a ser una pieza clave de la política de Castilla-La Mancha al inicio de la actual legislatura. Especialmente significativo fue el comunicado del alcalde de Illescas, José Manuel Tofiño, con quien solo en los últimos tiempos había logrado mantener una relación cordial.

López ha muerto sin que se haya reparado la injusticia que se cometió con él tras la denuncia judicial de una excompañera de partido por acoso sexual y laboral que terminó siendo archivada por falta de pruebas. Eludió la condena de los jueces pero no la dura sentencia de la sociedad y la de su propio partido, que lo abandonó totalmente a su suerte.

En ese sentido hemos recuperado el Confidencial que este periódico publicó a finales del pasado mes de mayo y lo ofrecemos de nuevo íntegramente ratificándonos en todo su contenido:

Antonio López no es un ángel pero desde luego no es un demonio, o el gran error de Cs

Si ha habido alguien controvertido en los últimos años en la vida política de Castilla-La Mancha ese ha sido el toledano Antonio López, diputado provincial y la persona clave que dio el gobierno de la Diputación al PSOE en contra del criterio general de Ciudadanos de apoyar al partido más votado. Eso, y el hecho de ser delegado en la región del partido de Albert Rivera, lo que le cualificaba para tomar decisiones en relación con el gobierno de otras diputaciones y ayuntamientos, le convirtieron en centro de la noticia durante meses y en la diana de críticas virulentas de los partidos rivales. Era un blanco fácil debido a su sinuosa trayectoria política y la foto de su paso por distintas organizaciones se convirtió en una imagen demoledora para él. La animadversión personal de alguno de sus enemigos y la insistencia en airear un astronómico sueldo que no existía añadían leña al fuego.

Pero lo peor no le vino de los enemigos externos. Lo peor se le presentó en casa cuando dos compañeros de partido decidieron ir adelante con una denuncia por acoso laboral y sexual que hundieron a Antonio López en todos los sentidos, en lo personal y en lo político. El archivo de la denuncia y el hecho de que la denunciante no lo haya recurrido indican que todo fue una falsa acusación con un objetivo concreto: Acabar con la carrera política de López dinamitando su imagen desde dentro de Ciudadanos. Fue un efecto inmediato ya que el partido decidió automáticamente destituirle como delegado territorial, lo cual venía a refrendar a ojos de la opinión pública su culpabilidad puesto que era su propio partido el que le sentenciaba sin esperar la decisión de los tribunales.

Lo que le ha ocurrido a Antonio López vuelve a poner sobre la mesa el debate sobre cuál debe ser el momento en el que deben cesar los cargos públicos cuando se ven implicados en causas judiciales. Ciudadanos se comporta con una excesiva rigidez y el caso que nos ocupa es prueba de ello. Sería bueno que el partido de Albert Rivera rectificara y corrigiera su error devolviendo a Antonio López a su puesto de delegado territorial para demostrar que son justos. Pero nos tememos que eso no va a ocurrir.

Lo que nadie va a poder corregir es el daño personal que han sufrido Antonio López y su familia. La satisfacción de verse libre de las falsas acusaciones recibidas no es suficiente, pero tampoco en este aspecto se puede hacer más para remediarlo. Excepto denunciar a la denunciante, cosa que en principio no descarta el afectado. Pero es el partido el que debería tomar la iniciativa expulsando a la denunciante y a la persona (o personas) con la que supuestamente montó esta trama que a punto ha estado de acabar con la carrera política de Antonio López y casi con su vida.

Así concluía nuestro Confidencial de aquel 26 de mayo de 2017. Ahora podemos decir que aquella trama acabó con la carrera política de Antonio López y con su propia vida. Descanse en paz.

Compartir