TENÍAN INTENCIONES DE ANUNCIAR SU SEPARACIÓN ANTES DE SER INGRESADA

Un nuevo dato crea más dudas sobre el matrimonio de Sara Carbonero y Casillas

Portada de Lecturas de esta semana Portada de Lecturas de esta semana

Una semana complicada mediáticamente para la periodista toledana Sara Carbonero y su marido, Iker Casillas. Atrás ha quedado el feliz y antológico beso del Mundial ante el mundo entero.

El miércoles nos desayunamos con la noticia de su separación, destapada por Lecturas y desmentida horas después por Hola, revista en la aseguraban que siguen viviendo juntos y no se han divorciado.

Este jueves, fuentes cercanas al matrimonio han contado a ABC que Lecturas se adelantó a la intención de Iker y Sara de anunciar oficialmente su divorcio a través de un comunicado que ya estaría redactado. Al parecer, el exportero y la periodista tenían previsto haberlo hecho a principios de este 2021, pero Sara fue ingresada en febrero en el hospital para someterse a una nueva operación.

La hospitalización de la presentadora hizo que cambiaran las prioridades. No solo no lo anunciaron, sino que Iker fue fotografiado saliendo y entrando en la Clínica Universidad de Navarra en Madrid durante los días que su mujer estaba ingresada. También abandonó el hospital junto a ella el pasado 12 de febrero. Anunciar la separación en aquellos momentos habría provocado gran cantidad de críticas contra Casillas por dejar a su mujer en una situación tan difícil.

Según Informalia, los respectivos amigos de Iker y Sara "saben que llevan haciendo vidas separadas desde hace meses. Mientras que unos dicen que viven en la misma urbanización en Pozuelo de Alarcón, pero en casas separadas, otros apuntan a que lo hacen en la misma vivienda, pero en habitaciones separadas".

Compartir