CONOCIERON EN 1998 Y NO SE HAN SEPARADO

La pareja gay más sólida de la televisión: 23 años sin que (casi) nadie lo sepa

Marc Giró (i) y Santi Villas (d) en una imagen compuesta publicada por 'El Español' Marc Giró (i) y Santi Villas (d) en una imagen compuesta publicada por 'El Español'

Ambos forman una de las parejas más sólidas dentro del mundo de la televisión en España pero muy poca gente conoce su romance gracias a su extrema discreción. Los colaboradores Santi Villas (50) y Marc Giró (46) llevan juntos desde 1998, cuando se conocieron en los pasillos de la televisión catalana TV3, según informa este domingo El Español en su sección 'Jaleos del corazón'.

"Dos profesionales de la comunicación conocidos por el gran público por su carisma innato y su creatividad se encontraron en el primer late night de la televisión catalana (...) Las cuatro horas de emisión unidas al loco ritmo del show y sus secretos entre bambalinas hicieron que poco a poco Villas y Giró se fueran conociendo detrás de las cámaras hasta que comprendieron que estaban hechos el uno para el otro. Desde entonces, no ocultan su amor, pero tampoco lo exponen. Simplemente lo viven en su privacidad", escribe la periodista Ane Olabarrieta.

En más de 23 años juntos ni siquiera han publicado fotos juntos en las redes sociales y rechazan contestar a las preguntas sobre su relación, aunque Marc Giró se abrió públicamente a hablar de sus sentimientos en una ocasión: "Mi marido, mi compañero, mi amigo, mi amante, aquello que hacen las folclóricas: 'Lo es todo para mí' (…) posiblemente no tendría la vida que tengo ahora si no lo hubiera conocido a él, ¿sabes? A menudo, que tu vida sea una mierda o brillante depende de la persona que tengas al lado y yo con Santi Villas tengo la vida que quiero tener, una vida feliz", expresó en una entrevista de Elnacional.cat. Hace unos días, Villas no fue tan expresivo y a un periodista que se interesó por su romance le dijo: "Lo mejor es que me hagas el obituario, te costará menos".

En la actualidad, ambos participan en la mediática docuserie de Rocío Carrasco, donde Marc comenzó sentado en una de las sillas de las noches de los miércoles en Telecinco y se la cedió semanas después a su marido, Santi, para que continuara con su legado como comentarista sagaz y empático.

Compartir