CULTURA EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Ea Teatro, la "trinchera" cultural que lucha por sobrevivir al covid en Albacete

En uno de los laterales del Parque Lineal de Albacete, a la altura del barrio Polígono San Antón, hay una pequeña calle llamada Nuestra Señora de Araceli. En ella se respira cultura. Un local ha dado vida a la zona durante décadas.

Primero, con el cine que se proyectaba en los Cines Candilejas. Y desde hace ya unos cuantos años con el teatro. Se trata de un proyecto con nombre muy albaceteño, Ea Teatro, que lucha en estos difíciles momentos, por sobrevivir.

"Ea Teatro es una trinchera", afirma Juan Cris Perona, uno de los integrantes del espacio cultural. "Nos atrincheramos aquí una serie de personas y grupos de teatro que nos quedamos en 2007-2008, con la anterior crisis, con una mano delante y otra detrás".

El origen del actual proyecto comenzó en 2011 con el Teatro Candilejas, una vez cerrados los cines. En 2014 se cambió el nombre al actual. Los precursores fueron Jose Zafrilla y Engracia Cruz, de la compañía teatral local Tercero Izquierda Teatro.

"Los demás vinimos ayudando poco a poco", dice Perona, que forma parte de Topo Teatro. También está integrada la compañía Eureka. "Hay varios niveles de implicación en Ea teatro y todos son importantes. Nosotros llevamos la gerencia y actividad del local, pero hay otros grupos que participan ensayando o presentando sus propuestas. Son igual de necesarias".

La sala forma parte a nivel estatal de la Red de Teatros Independientes. Es la única sala de este tipo en la ciudad de Albacete y de las pocas en Castilla-La Mancha. De esa red, de hecho, solo forma parte el Teatro de la Sensación, en Ciudad Real.

Un espacio para poder lanzar propuestas

Ea Teatro, según explica Perona, surgió como una manera de que los propios actores y grupos de teatro tuvieran un espacio para poder lanzar sus propuestas. "En aquella época estábamos muy cerrados, las contrataciones eran mínimas, se impuso un sistema engorroso y difícil de llegar a él. Pensamos que esta era buena alternativa".

La evolución del proyecto ha sido positiva a lo largo del tiempo.

"Al principio nos costó muchísimo darnos a conocer. Durante los primeros años estábamos y había gente que no sabía que existíamos. Es normal, es una sala pequeña", señala, para añadir que "los ingresos son pequeños. Una de las cosas que necesitamos para este tipo de proyectos es publicidad. Pero claro, como la sala es tan pequeña no consigues suficiente para invertir".

En este sentido, apunta que la publicidad ha sido bastante escasa. "Ha sido a través del tiempo, de redes sociales y dar mucho la vara. Ahora sí que notamos que el público al que le gusta el teatro nos conoce. Tenemos un público más o menos fiel", afirma Perona.

Como tantos espacios, negocios y actividades, la pandemia paralizó Ea Teatro durante meses. "Todo cerrado. Estuvimos más de seis meses sin ningún tipo de ingresos. Desde marzo a septiembre. Tiramos de los pocos recursos que había, hablamos con los que nos alquilan, para rebajar el precio e hicimos todo lo que pudimos bajar los gastos".

Una vez se pudo retomar la actividad presencial se plantearon qué hacer para generar nuevos ingresos y poder mantener la sala abierta. Lo hicieron de varias maneras. En primer lugar un festival de regreso en septiembre, coincidiendo con las fechas habituales de la Feria albaceteña. Prácticamente cada día programaron una sesión.

Seguidamente se hizo un crowdfunding mediante el que recaudaron más de 7.000 euros. "La gente respondió bien a ambas iniciativas. Actuamos para recuperar la sala, nadie cobró, tanto el crowdfunding como el festival fueron para intentar tener la sala abierta como una especie de tabla de salvación", señala Perona.

Reclaman más apoyo institucional

No obstante, reclaman más apoyo institucional. "Tenenos una relación rara con las administraciones públicas", responde Perona al ser preguntado por las ayudas públicas y el apoyo de las instituciones, para señalar que Ea Teatro tenía dos ayudas fijas, una de la Diputación de Albacete y otra del Ayuntamiento.

"No eran muy grandes, la Diputación nos la ha mantenido y el Ayuntamiento la ha recortado a la mitad", afirma, para apuntar, respecto al apoyo del Gobierno regional, que hasta hace muy poco no les habían apoyado de ninguna manera.

"Hemos llegado a un acuerdo con la Junta. Habíamos hablado mucho con ellos y no nos habían hecho caso nunca", comenta Perona. Para esa ayuda se han juntado con el mencionado Teatro de la Sensación ciudarealeño. "Nos hemos presentado conjuntamente las dos salas.

"Entre ambos hemos conseguido hacer un festival infantil y que la Junta lo apoye", ha subrayado.

Situación de supervivencia

Pese a todo, afirma que la situación actual es de supervivencia. Las restricciones sanitarias hacen que los aforos, ya pequeños de por sí en Ea Teatro, se vean reducidos. "Tal y como están no da para poder mantenerse. Ahora mismo, como dice un compañero, trabajamos por deporte, para mantener la sala abierta", afirma Perona.

"Todo el mundo consumió cultura en el confinamiento pero resulta que hemos visto que no era una actividad esencial", se lamenta en relación a la escasez de ayudas económicas, para afirmar que la salud del teatro independiente en la región está a "años luz" de lo que pasa en otros lugares.

"Cuando hablamos con gente de salas en ciudades grandes como Madrid, Valencia o Barcelona, hablan desde una perspectiva a la que nosotros estamos "a años luz". "A nosotros nos mueve la pasión y la certeza de que estamos haciendo algo digno y relevante. Pero claro, si nos comparamos, estamos en la prehistoria".

Por ejemplo, apunta que cuando ellos estaban hablando simplemente de mantener la sala abierta, en otros sitios estaban diciendo de no echar a una o dos personas que tienen contratadas. "A mucha gente le cuesta venir al teatro, es complicado que haya más salas. Y ayudas no hay".

"En la Junta no se han dado por enterados en 10 años que estamos abiertos. En otros sitios, los primeros que están ayudando a las salas son las Comunidades Autónomas. Aquí después de 10 años, nada. Cuesta emprender una cosa así, tienes que tener muchas ganas y pasión", argumenta.

Entiende que haya gente que no quiera meterse en "líos" como éste porque "es difícil". "Hay una esperanza de que esto mejorará pero el horizonte se va alejando. El contacto que tienes con el público te da la sensación de que esto tiene futuro. Que vayan saliendo actuaciones te da la fuerza para poder seguir pensando que esto es viable y que está bien".

"Creemos que le damos una servicio a la ciudad de Albacete que creo que lo acoge muy bien y es necesario", añade el integrante de este proyecto cultural, que apunta que desde hace meses la programación ha vuelto "con fuerza" a la sala.

Así, han intentado mantener lo que se había aplazado meses atrás. "La variedad, por cierto, es una de las señas de identidad del espacio, no solo se programan obras teatrales, con mucho protagonismo para las compañías locales, sino que hay conciertos, proyecciones cinematográficas y talleres formativos para todo tipo de públicos".

Es por ello por lo que explica que Ea Teatro es una especie de casa de cultura "muy abierta" y un "punto de encuentro". "Si tienes una idea puedes encontrar a gente para llevarla a cabo", explica Perona.

"El público es muy familiar. Nos dicen que cuando bajan la cuesta que da acceso al teatro parece que están entrando en la República Independiente de Ea Teatro. Es un sitio de libertad de creación", concluye.

Compartir