DESDE ESTE JUEVES

Ruedan un documental esta semana en un lugar emblemático de Valdepeñas

Tras las localizaciones y algunos rodajes en Huelva y Málaga, llega el equipo de la película documental "Luis Cernuda, habitante del olvido" al museo de la Fundación Gregorio Prieto, en Valdepeñas (Ciudad Real), después de haber estado rodando documentación y cartas en la Fundación Gregorio Prieto en Madrid.

La llegada del equipo será en la tarde de este jueves, 11 de marzo, y el rodaje será en la mañana del 12 con la participación del director Adolfo Dufour, acompañado de Mariano Izquierdo (cámara), Enrique Saavedra (sonido), Joaquín Recio (productor). El documental cuenta con la colaboración tras la firma de un convenio con la Fundación Gregorio Prieto.

Recientemente el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, recibió en su despacho en Madrid a Adolfo Dufour, director de la cinta, Joaquín Recio, productor, y al actor y cantaor Juan Pinilla. En esta reunión se explicó el proyecto cinematográfico y el momento del proceso de producción que ya está en rodajes en diferentes ciudades  y escenarios. 

La película documental “Luis Cernuda, habitante del olvido” comenzó su producción en 2019, tras el periplo del director y su equipo en el documental “Lo posible y lo necesario (2018)”, sobre Marcelino Camacho y que tuvo un gran impacto en salas y se ha estrenado en La2 de TVE y en Amazon Prime Video a nivel mundial.

Por la irrupción de la pandemia el calendario de rodaje del documental se paralizó durante prácticamente todo el 2020. Tan sólo se han rodado escenas paisajísticas en exteriores.

La productora andaluza Atrapasueños  (fundada en 1999) ha impulsado este documental que cuenta con la autorización y apoyo de los Herederos de Luis Cernuda, así como de varias instituciones tanto locales como supramunicipales han manifestado su apoyo en la producción. El documental espera tener un largo recorrido en el 2022, año del 120 aniversario del poeta sevillano y universal de la Generación del 27.

Sobre el documental: LUIS CERNUDA, habitante del olvido

Una de las primeras reivindicaciones vitales (y hasta poéticas) del autor es la defensa de su amor, el amor homosexual en su vida, pero el amor en libertad en su concepción más amplia y humano. Su forma de sentir y vivir su homosexualidad sorprende a propios y extraños cuando consideramos la homofobia estructural de las sociedades occidentales donde vivió. Sin duda un hombre con una valentía y una forma de sentir tan especial que dejaría su impronta en maravillosos  versos.

Su compromiso político le llevó a experiencias tan importantes e intensas como fue la de combatir en la guerra civil en defensa de la República. Un modelo de estado y sobre todo una apuesta por una España nueva que le llevó a ser uno de los activistas de aquellas misiones pedagógicas en tiempos de la  II República.

La fama de persona alejada de la realidad contrasta cuando se conoce su apasionada dedicación en las misiones pedagógicas durante la II República.

El exilio fue por sus ideas y fue sin duda un exilio que sigue aún produciendo dolor desde la memoria. Un exilio del que nunca volvió y nunca quiso volver, precisamente porque aquí como él decía, "gobernaba la canalla asesina".

Compartir