Emprendedor.es

El periódico de economía de Castilla-La Mancha


BOE Info concurso

ANUNCIO DEL CONSEJERO ANTE LA POLÉMICA POR LAS INSTALACIONES FOTOVOLTAICAS

Castilla-La Mancha aspira a liderar las energías renovables, aunque reconoce su impacto y pondrá más limitaciones

El consejero Francisco Martínez Arroyo, en una imagen de este miércoles El consejero Francisco Martínez Arroyo, en una imagen de este miércoles

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, se ha mostrado partidario este miércoles de hacer compatible el desarrollo de la industria fotovoltaica de la región con la actividad agraria, admitiendo que se trata de un tema "controvertido".

De este modo se ha pronunciado Martínez Arroyo tras ser preguntado en el foro organizado por Agro Santander y La Tribuna sobre la oposición que en la localidad de Méntrida está surgiendo hacia estas instalaciones, pues muchos vecinos consideran que comprometen la viabilidad de las explotaciones agrícolas. Esta polémica se ha producido también en otros proyectos fotovoltaicos en marcha en Castilla-La Mancha.

Y es que el responsable regional de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural ha admitido que existen limitaciones a la instalación de este tipo de proyectos, vinculadas a las cuestiones ambientales de espacios protegidos o superficies que se pusieron de regadío, pero estas son "insuficientes".

Por ello, Martínez Arroyo ha asegurado que el Gobierno regional "enfoca" y se "plantea" esta cuestión "porque es evidente que tiene un impacto en el territorio, en el paisaje y en la renta de los agricultores y los ganaderos".

Dicho esto, Martínez Arroyo ha insistido en que se trata de una cuestión "difícil" de afrontar, toda vez que Castilla-La Mancha quiere ser "líder" en energía renovable. "No podemos renunciar como comunidad y sociedad a ir a un modelo de cero emisiones. Castilla-La Mancha está bien situada para ser líder, y cuesta mucho ser líder en un ámbito", ha admitido.

Impactos

No obstante, ha abundado en la necesidad de analizar los "impactos" que este tipo de instalaciones pueden tener en el territorio y de trabajar para hacer la actividad agraria rentable y para que alguna agricultura, "y entiendo que en Méntrida es posible, sea más rentable incluso que las placas, que tienen la rentabilidad que tienen".

"Son los propietarios los que tienen que ver si les compensa o no pero si no se dedica a la agricultura de manera profesional, sinceramente, dudo de que hoy sea rentable en zonas donde no se da valor añadido al producto", ha defendido.

El consejero ha terminado admitiendo que Castilla-La Mancha, en concreto Guadalajara y Toledo, tiene el "condicionante grande" de estar al lado de Madrid, y soportar "una presión enorme por estar al lado de líneas de evacuación".

Compartir