El Comentario

El Comentario


Juan Manuel Delafuente

Querido amigo Luis, Dios sabe más

Juan Manuel Delafuente Juan Manuel Delafuente

Te has ido joven para la realidad de hoy, después de dos meses de largo calvario en la UCI, estábamos como en un sobresalto diario, no nos acostumbramos al misterio del sufrimiento y de la muerte, solamente desde la mirada puesta en Dios podemos ser capaces de vislumbrar este misterio, porque Dios sabe más.

El motivo de escribirte es para darte las gracias públicamente, gracias muy sentidas por haber contado con tu amistad tranquila, siempre simpática y risueña, una amistad desde la niñez, desde que vestíamos pantalones cortos, allá en el Castillo de San Servando en los duros años sesenta, nunca perdimos la relación, después ocho años intensos en el Ayuntamiento, ¡cuántos proyectos!, …

¡Cuántos amigos me han llamado preguntando por ti! Sobre todo los compañeros del grupo de Whatsapp del Colegio ha seguido tu enfermedad con interés sentido, ¡Cuánto te vamos a echar de menos! Te encargamos organizar la siguiente reunión y no ha podido ser, en la primera que tengamos brindaremos por ti con un emotivo y cariñoso recuerdo. Y ahora, ¿quién se va a encargar de las comidas en las Tornerías?

No queríamos esperar este desenlace, pero amigo Luis, Dios sabe más, eras creyente y ahora verás a Dios cara a cara, porque Dios sabe más y ve más lejos.

Hasta pronto, un abrazo amigo.

Juan M. Delafuente

Compartir