El Pasante

El Pasante


JAVIER DE PABLOS

Otro ejercicio solvente para Eurocaja Rural, que no es poco

Recordando al paisano y admirado director José Luis Cuerda titulo hoy en su honor esta columna para referirme a una entidad que también “amanece” cada día con el objetivo prioritario de dar servicio a sus socios y clientes, una parroquia en absoluto “contingente” y sí muy “necesaria” para la entidad. Eurocaja Rural presentó la pasada semana su balance correspondiente a 2019, un ejercicio que siempre se espera con expectación por la solidez, estabilidad y seguridad que cada año caracterizan generalmente sus cifras. Un crecimiento sostenible que se renueva cada ejercicio, como así queda reflejado en las cuentas de resultados presentadas de balance, beneficios, aumento del número de clientes y sucursales, inversión crediticia y liquidez disponible, entre otras partidas.

Un desarrollo que sitúa a Eurocaja Rural entre las entidades financieras más saneadas del país, con unos ratios de capital total y solvencia muy por encima de los exigidos por el Banco de España, con una tasa de morosidad residual a gran distancia de la media del sector, y una cobertura que supera ampliamente las exigencias del supervisor. Una actividad económica prudente y rigurosa que durante el pasado ejercicio superó los objetivos marcados gracias a la gestión de un equipo humano y de dirección de más de mil personas, capaz para dar servicio a las 408 oficinas que la entidad tiene abiertas en cinco comunidades autónomas.  Localidades, algunas de ellas, donde la exclusión financiera se ha podido salvar gracias a la oficina de Eurocaja Rural, la única abierta tras el abandono de diferentes entidades de crédito más interesadas en otras formas de gestión  que conllevan una importante reducción de recursos humanos y el consecuente abandono de clientes.  

Si ha habido en Castilla-La Mancha una entidad financiera que en los últimos años ha experimentado una notable transformación en su desarrollo esta ha sido Eurocaja Rural, Caja Rural Provincial de Toledo en sus inicios hace más de medio siglo. Una entidad que cada día se reafirma en los valores de la banca cooperativa, labor social, calidad de servicio, y avance tecnológico puestos a disposición de una cartera de socios y clientes que ya superan los 450.000. También, como factor fundamental en su compromiso permanente con el desarrollo de los territorios donde se establece, y de las instituciones públicas y privadas que se lo demandan, “que no es poco”.

Compartir