SEGUNDA DIVISIÓN B

1-0 | El Villarrubia salva el match ball en un partido loco y se aferra al milagro

El Villarrubia está vivo y luchará por la permanencia en Segunda RFEF en la última jornada del campeonato. La cosa está complicada, seamos realistas, pero al menos, los de Javi Sánchez han salvado el primer match ball para evitar su caída a Tercera División. Y lo han hecho después de ganar por la mínima con un gol de Berrocal a Las Rozas, que sí consuma el descenso, en un partido que se volvió loco en los últimos instantes y terminó en el minuto 103.

No obstante, en la última jornada el Villarrubia tiene que esperar una carambola para no caer de categoría. El primer factor que se tiene que dar es que gane al filial del Getafe, matemáticamente ya en Tercera, y a partir de ahí evitar ser el tercer clasificado con peor coeficiente de todos los grupos. Para ello, los villarrubieros tendrán que tener un ojo puesto en el Grupo III donde se tiene que dar la condición de que entre la terna Espanyol B (33), Prat (32) y Olot (33), dos no lleguen a los 35 puntos. Por todo esto fuera poco, el Prat tiene un partido aplazado y por tanto le restan dos choques por jugar.

En lo que respecta al partido de este domingo, el Villarrubia logró sumar los tres puntos pero no salió indemne. El delantero Berrocal, en el 53', lograba su primer gol con la camiseta blanquiazul poniendo a su equipo en ventaja y condenando a Las Rozas a la Tercera División.

A partir de ahí, el partido fue avanzando, al árbitro se le fue de las manos y terminó en una absoluta locura. El primer lance en el que todo comenzó a torcerse ocurrió en el 75'. Dani Homet y el portero visitante Loic sufrían un encontronazo del que el arquero salió muy mal parado y le obligó a abandonar el césped en camilla. Con todos los cambios hechos, Salvachúa tuvo que recurrir a Gonzalo Expósito como portero de circunstancias.

Esta decoración invitaba a pensar en un final de partido plácido para el Villarrubia, pero nada más lejos de la realidad. El partido empezó a moverse en el barro y ahí salieron mal parados los locales. En una jugada embarullada, Hakim veía la roja y dejaba a su equipo con uno menos en el 86'.

Al cumplirse el tiempo reglamentario, el árbitro avisó de un descuento de diez minutos que al final terminó yéndose a trece, entre otros motivos, porque Toni Seoane vio la segunda amarilla y dejó al Villarrubia con nueve. Entre tanto, Álvaro Robles tuvo que aparecer para desbaratar una oportunidad de Las Rozas y dar una vida extra a los suyos en una última jornada donde no dependerán de sí mismos.

Compartir