SEGUNDA DIVISIÓN B

El Formac Villarrubia debe enderezar su rumbo frente a un filial que será una incógnita

Imagen de archivo de un encuentro del Villarrubia (Rayo Majadahonda). Imagen de archivo de un encuentro del Villarrubia (Rayo Majadahonda).

El Formac Villarrubia necesita sonreír. Tras el subidón ante el Don Benito en la última jornada de la primera fase, la fase por la permanencia arrancaba llena de ilusión. Pero fue cruzar el charco hacia las islas y volver a ver a los viejos fantasmas a domicilio. Y es que después de un partido malo y para olvidar, los blanquiazules se venían de vacío en cuanto a puntos y a sensaciones. Ahora, frente al Atlético de Madrid B, los pupilos de Javi Sánchez están obligados a levantarse para remar hacia el objetivo de la permanencia.

Y es que el fútbol es ese deporte que da una oportunidad cada siete días y el Villarrubia tiene este sábado una nueva oportunidad para resarcirse. Será un examen difícil, una prueba de fuego y un rival cuya tónica es la incógnita después de que el filial colchonero cesara a su entrenador y llamara a Antonio Rivas para enderezar el rumbo.

Este sábado, a partir de las 18:45 horas y con el arbitraje de Lax Franco, Formac Villarrubia y Atleti B se miden en un duelo importantísimo por la permanencia. Con apenas un punto de diferencia en la clasificación, los de Javi Sánchez tienen la ventaja de estar terceros, por lo que una victoria sería primordial para poner tierra de por medio con los de abajo. Además, la plantilla blanquiazul se ha conjurado para ganar un partido donde la afición de Villarrubia volverá a responder como en las grandes citas.

Ausencias importantes

En el capítulo de bajas, el técnico toledano mantiene las dudas de Dani Homet, Julen Colinas y Fran Minaya, si bien, todos ellos han entrenado con aparente normalidad durante la semana. Además, el que no estará por sanción será Víctor Algisi, el cual vio la quinta amarilla ante el Poblense y deberá cumplir un partido de castigo.

Por su parte, el filial colchonero llega tocado tras la derrota de hace siete días ante el Yugo Socuéllamos. Con la llegada de Antonio Rivas al banquillo, el conocimiento del rival se antoja mucho más difícil, pero nada más lejos de un equipo joven, de calidad, vertical y que puede tener su talón de Aquiles en el aspecto anímico por los últimos resultados.

"Afrontamos el partido con muchas ganas de volver a competir, de quitarnos las malas sensaciones y de volver a jugar en casa porque nos sentimos muy cómodos y somos más fuertes. Un porcentaje alto de la salvación está en casa ya que la afición es muy importante, por no decir vital, para nosotros", comentaba Javi Sánchez en la previa del encuentro.

Hablando de la incógnita del rival, el técnico del Formac Villarrubia reconocía que "un entrenador nuevo siempre te descuadra. No podemos jugar a ser adivinos. Los jugadores son los que son y es un equipo que tiene mucha juventud y mucha calidad. Por eso, le tenemos todo el respeto del mundo. Eso sí, son ellos los que se tienen que adaptar a nuestro campo y eso va a ser difícil".

Compartir