TERCERA DIVISIÓN

El Marchamalo celebra el título ante un ascendido Calvo Sotelo y tablas entre el Quintanar y el Torrijos

FOTO: CD Torrijos FOTO: CD Torrijos

Tenso empate entre el Quintanar y el Torrijos

El CD Quintanar del Rey y el CD Torrijos firmaron las tablas en un duelo muy tenso que finalmente acabó con un reparto de puntos que deja a ambos insatisfechos. Y es que a los rojiblancos se les agotan de esta forma sus opciones de mejorar posiciones, mientras que a los verdiblancos les tocará jugarse en Toledo sus posibilidades de ser terceros tras verse superados por los capitalinos. 

Comenzó el choque con los locales más incisivos, teniendo un par de oportunidades claras en las botas de Carlos Jiménez y de Álvaro Collado. Sin embargo, Machuca estuvo perfecto bajo palos para desbaratar estas primeras ocasiones de los conquenses. 

Poco a poco fue mejorando el Torrijos, pero los quintanareños seguían dando síntomas de tener más claridad en los metros finales. Con todo, eso mismo fue lo que le faltó a Kaín en otra clara opción después de un fallo de Iñaki. Cuando el delantero se encontraba ya en posición franca para disparar, se equivocó y cedió atrás perdiéndose el peligro. 

En la segunda parte, fue el Torrijos el primero que dio un aviso en un acercamiento en el que a Diego Prado le faltó muy poco para contactar con la pelota. Con todo, a pesar de esta oportunidad, era el Quintanar el que seguía buscando con más ahínco un gol que se le resistió a Alcañiz en el minuto 60, cuando su remate a la salida de un córner se estrelló en el poste. 

Todavía tuvo alguna oportunidad más el Quintanar para marcar, de nuevo en las botas de Carlos Jiménez y Álvaro Collado merced a unos contragolpes a los que le faltó la guinda para acabar en gol. Por su parte, el Torrijos lo intentó todo para seguir con opciones de mejorar su clasificación, pero no lo logró y se tuvo que conformar con un empate en San Marcos que le vale para poco. 

El Marchamalo vence a un Calvo Sotelo ascendido

El partido entre ascendidos se resolvió a favor del Marchamalo, que acabó campeón de Liga tras superar al Calvo Sotelo Puertollano en un duelo con más tensión de la prevista. Y es que si bien ambos conjuntos ya sabían que serán el próximo curso equipos de superior categoría, los encontronazos y las cuentas pendientes estuvieron siempre flotando en el Nuevo Cerrú. 

Comenzó el choque con una primera llegada de Alvarito, que a punto estuvo de marcar ante un Reguero que había sacado con apuros un disparo anterior y al que le salvó el poste de encajar el primero. Había ritmo, tensión, alguna entrada fea y ocasiones en un duelo en el que trató de responder Pliego para el Calvo Sotelo, pero su disparo a la media vuelta se marchó fuera por muy poco.

Con todo, la ocasión más clara para romper las tablas se produjo al borde del descanso. Fue en el minuto 45 cuando Carlos López ejecutó un buen disparo desde la frontal del área que sacó con muchos apuros Silgado. Al rechazo acudió Pliego, pero su tiro también se topó con la adecuada intervención del guardameta.

En la segunda parte, siguió la tensión y más de un encontronazo entre los jugadores de ambos equipos. El juego carecía de continuidad y, en una falta en el minuto 65, se iba a romper la igualdad. El Marchamalo la sacó rápido para que Braun ganara la banda derecha con velocidad y pusiera un centro que Alvarito empujó a la red en el segundo palo. 

Con el 0-1, intentó el Calvo Sotelo buscar la igualada, pero se topó entonces con un ordenado cuadro gallardo que esperó a su oportunidad para sentenciar. Ésta tardó en llegar, pero finalmente se produjo en el descuento, cuando Josemi, desde la frontal, batió una desguarnecida portería azulona tras salir Reguero a tapar una internada anterior. 

El 0-2 desató la euforia en los visitantes, que fueron a celebrar con su afición el título y el ascenso. También provocó algún enfado en las filas locales y varios enganchones. Pero el colegiado Mora Correas decidió dar por terminada la contienda y los jugadores se acabaron dando cuenta de que no era el momento de enfrentamientos, sino de celebrar dos merecidos ascensos a la nueva Segunda RFEF. 

Compartir