La Pregunta

La Pregunta


EDCM

¿Qué pueblo de Toledo ha sido el epicentro de una campaña internacional de desinformación?

Medios rusos y chinos exageraron las muertes por vacuna de Pfizer en España, según un informe publicado este domingo por El Confidencial Digital. El Servicio Europeo de Acción Exterior detectó que Russia Today y Global Times magnificaron lo sucedido en una residencia de ancianos en Toledo para beneficiar sus propios productos en el marco de una campaña internacional de desinformación.

Lo ha contado este domingo El Confidencial Digital en una interesante y completa información. La pandemia del coronavirus ha provocado, entre otros, dos fenómenos: uno, la carrera entre farmacéuticas y gobiernos por colocar en el mercado sus vacunas; y otro, la proliferación de bulos y acciones de desinformación sobre el Covid-19. Ambos confluyeron en una campaña que afectó a España, y que el Servicio Europeo de Acción Exterior ha recogido en un informe consultado por Confidencial Digital.

En el último año, este Servicio de Acción Exterior de la Unión Europea se ha dedicado sobre todo a identificar casos de desinformación relacionados con la pandemia de coronavirus, y recientemente publicó el documento “Actualización del Informe Especial del SEAE: Evaluación breve de narativas y desinformación en torno a la pandemia del Covid-19 (Actualización diciembre 2020 – abril 2021)”, en el que aborda la guerra más o menos abierta entre potencias mundiales por conseguir beneficios por su capacidad de ofrecer a otros países soluciones contra la enfermedad.

En este ámbito destacan en el informe Rusia y China, que “continúan promoviendo intensamente sus propias vacunas en todo el mundo”. Eso no supondría un problema, si no fuera porque esta “diplomacia de las vacunas” se está combinando con “esfuerzos de desinformación y manipulación para socavar la confianza en las vacunas de fabricación occidental, en las instituciones de la Unión Europea y en las estrategias de vacunación europeas y occidentales”.

Los dos países señalados, China y Rusia, “están utilizando medios controlados por el estado, redes de medios de comunicación proxy y redes sociales, incluidas las cuentas de medios sociales diplomáticos oficiales, para lograr estos objetivos” de tratar de desprestigiar las vacunas europeas y occidentales para intentar beneficiar sus propias vacunas.

Una residencia en Toledo

Una de las vías de desinformación consiste en magnificar los efectos adversos de las vacunas fabricadas por empresas farmacéuticas occidentales, para así tratar de extender la desconfianza hacia ellas en distintos países e intentar que, como consecuencia, puedan considerar con mejores ojos la compra de vacunas rusas y chinas. El Servicio Europeo de Acción Exterior asegura en su informe que “tanto los canales oficiales chinos como los medios pro-Kremlin han amplificado los contenidos sobre los presuntos efectos secundarios de las vacunas occidentales”.

De esta forma, dichos medios habrían tergiversado y realizado un tratamiento sensacionalista a la información publicada en otros medios internacionales, con el objetivo de destacar las muertes de personas y asociarlas a la vacuna de Pfizer / BioNTech en Noruega, España y otros lugares.

La campaña que afecta a España se detectó a principios del mes de febrero. Tuvo su origen en un suceso registrado en una residencia de ancianos de Lagartera, en la provincia de Toledo. Después de que a los residentes se les inyectara la primera dosis de la vacuna de Pfizer, muchos de ellos se contagiaron de coronavirus y siete de ellos terminaron muriendo.

Pues bien: numerosos medios extranjeros se hicieron eco de esta noticia. El “idioma de salida” de esa campaña fue el árabe, y distintas webs en esa lengua publicaron el suceso: por ejemplo, y no pasó desapercibido, “RT en árabe”. RT es Russia Today, un medio identificado por distintos informes de servicios de inteligencia occidentales como vinculado al aparato de propaganda del gobierno ruso.

Los responsables del Servicio Europeo de Acción Exterior destacaron entonces que esta noticia negativa sobre la vacuna de Pfizer circuló por esos medios en relación con un suceso similar sucedido en Noruega: allí murieron 23 ancianos seis días después de recibir la primera dosis de Pfizer. El análisis que se hizo entonces es que la diseminación en determinadas webs de esta noticia, con enfoques muy negativos y exagerados, formaba parte de “una campaña de desinformación con el objetivo de desacreditar a cualquier vacuna occidental, con el fin de apoyar la imagen de la vacuna rusa Sputnik V”.

Añadió además el Servicio Europeo de Acción Exterior que “la vacuna Pfizer es un objetivo frecuente de desinformación”, ya que anteriormente ya se habían detectado casos de noticias exageradas, manipuladas o directamente falsas.

También se habían detectado publicaciones que afirmaban que Occidente quiere desacreditar la vacuna Sputnik V; que las razones de las críticas de Occidente a la vacuna Sputnik-V son políticas; que la gente no debería confiar en la vacuna Moderna; que la vacuna AstraZeneca nació gracias a Rusia; y que el Covid-19 es un arma biológica de usos múltiples. El informe de balance de desinformación sobre el Covid-19 hasta finales de abril señala que esas noticias manipuladas no sólo circularon por algunos medios en lengua árabe y en medios de propaganda rusos.

Enfoque propagandista

El mismo día que en los medios ya citados (2 de febrero), lo sucedido en la residencia de ancianos de Toledo se difundió en Global Times. Se trata de una web china de noticias en inglés, que pertenece al Diario del Pueblo, el periódico oficial del Partido Comunista Chino. Global Times publica noticias tanto sobre China sobre sobre el resto del mundo, y se considera que, además de seguir las consignas del régimen, tiene un enfoque populista de las noticias.

La noticia de Global Times es especialmente significativa como parte de una campaña de desinformación. Comienza remitiéndose a la noticia de Russia Today (RT), y ya en el primer párrafo da el primer dato falso, al señalar que la residencia de ancianos afectada por el brote tras la vacuna de Pfizer se encuentra en Madrid, cuando es de Toledo.

A continuación, la pieza recoge opiniones de varios virólogos, biólogos y expertos en vacunados, todos ellos chinos, que alertan del supuesto peligro de las vacunas de ARNm (ARN mensajero), como la de Pfizer. Uno de ellos señaló que las personas de edad avanzada, sobre todo las que sufren enfermedades, no deberían ser vacunadas con soluciones basadas en el ARNm, como la de Pfizer, porque podría empeorar su salud.

La conclusión del informe de la UE sobre desinformación es: “Destacar selectivamente los posibles efectos secundarios de la vacuna, y no tener en cuenta la información contextual o la investigación en curso, ayuda a presentar las vacunas occidentales como inseguras, tiene el potencial de alimentar el estado de ánimo anti-vacunación en Europa y en otros lugares, y refuerza la promoción de vacunas chinas y rusas como alternativas”.

Compartir