PLATA EN LA VOLCANO ULTRAMARATHON

La increíble aventura de la toledana Maigua Ojeda en la jungla de Costa Rica: "Ha sido brutal"

Toda una gesta al alcance de muy pocos. La atleta Maigualida Ojeda (Toledo, 1991) ha conseguido una medalla de plata en una de las carreras de ultra distancia más duras del mundo, la Volcano Ultramarathon (VUM). La prueba se celebró entre el 28 de marzo y el 5 de abril en la jungla de Costa Rica, donde los participantes recorrieron la friolera de 250 kilómetros con 12.200 metros de desnivel positivo acumulado. 

Solo la suiza Stephanie Perriard, ganadora por segundo año consecutivo, pudo ser más rápida que la atleta castellano-manchega fundadora del proyecto LOBXS, un equipo mixto de ultradistancia nacido para visibilizar la acción femenina desde el deporte outdoor. Además, Maigua, que también es graduada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y entrenadora, ha llevado su lucha a las redes sociales, donde acumula casi 50.000 seguidores en Instagram y se ha convertido en una YouTuber de éxito con casi 18.000 suscriptores en su canal.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de Maigua Ojeda Pérez 🐺 (@maiguaojeda)

En la Volcano Ultramarathon de Costa Rica los atletas participantes han completado la prueba en completa autosuficiencia. A excepción del agua y la tienda de campaña, han tenido que cargar en sus mochilas toda su comida, ropa y material de salvamento durante cada día, lo que implica cargar con un peso de más de diez kilos. "Lo más complejo para mí fue el hecho de tener que cargar con el peso de la mochila. Las primeras etapas se me hicieron muy duras porque cargué con un peso de once kilos, pero no podía cargar menos porque si no no tendría comida para acabar la carrera. Así que al principio tocó sufrir. Recuerdo que se me dormían los dedos de la mano izquierda y no podía levantar el brazo", cuenta la toledana.

"Pienso que el mayor éxito de esta edición ha sido poder llevarla a cabo. La circunstancia mundial y climatológica no lo ha puesto nada fácil pero se ha hecho un gran esfuerzo por parte de todos. Quiero destacar también el papel de todas las mujeres que hemos asistido a esta prueba, porque siento que todas hemos dejado una huella imborrable para las siguientes ediciones, ya que la exigencia de esta a efectos climatológicos ha sido brutal. Y espero que el año que viene seamos muchas más", asegura Maigua Ojeda recordando que una tormenta tropical anegó los caminos, enfangó los senderos, desbordó los ríos y dificultó el avance de los atletas. De hecho, la etapa 5 tuvo que ser cancelada por alerta amarilla de lluvias torrenciales.

El recorrido llevó a Maigua y al resto de atletas participantes (entre ellos el conocido Chema Martínez, que también fue segundo en categoría masculina) por las zonas más salvajes de Costa Rica, ascendiendo cuatro volcanes. La carrera culminó con una sexta etapa de 83 kilómetros descendiendo desde el Turrialba (a una altitud de 3.000 metros) hasta atravesar la jungla que colinda con el río Pacuare, uno de los más caudalosos de del país y famoso por sus rápidos.

Compartir